El 3 de julio de 2005, España se convirtió en el primer país en establecer la igualdad total para la adopción entre parejas del mismo sexo. Este día entró en vigor la Ley 13/2005, ley que modificó el Código Civil para permitir tales avances sociales. Anterior a este reconocimiento jurídico, una persona individual podía convertirse en adoptante. De forma que, implícitamente, había la posibilidad de que una persona homosexual pudiera adoptar, pero ocultando su orientación sexual.

Hoy en día, la orientación sexual no es un requisito necesario para otorgar la adopción del menor. Por tanto, el Código Civil elimina tal referencia y consagra otros requisitos.

No obstante, otras comunidades autónomas regularon antes que el Estado la adopción entre parejas del mismo sexo. Así, Navarra aprobó la adopción en el año 2000. También País Vasco se adelantó al derecho español y reguló tal posibilidad en la ley reguladora de parejas de hecho en el año 2003, concretamente, en el artículo: “Los miembros de parejas formadas por dos personas del mismo sexo podrán adoptar de forma conjunta, con iguales derechos y deberes que las parejas formadas por dos personas de distinto sexo y las parejas unidas por matrimonio”.

Otras Comunidades Autónomas como Asturias o Andalucía también lo legalizaron, sin embargo, lo hicieron con un régimen jurídico diferenciado: el acogimiento de menores.

El proceso de sociabilización por el que la sociedad española aceptó tales avances fue largo  y no alejado de polémica. Incluso, un partido político elevó al Tribunal Constitucional un recurso en contra de dicha Ley. Así, el TC en su sentencia nº198/2012 declaró lícito el matrimonio entre personas del mismo sexo y por consiguiente la adopción entre ellas, desestimando todos los recursos interpuestos.

Para terminar este apartado, cabe mencionar que no tiene sentido que al día de hoy se hable de adopción de menores entre parejas del mismo sexo ya que el régimen jurídico es el mismo para parejas heterosexuales. Desde nuestro despacho, queremos romper esta lanza y no entrar en las orientaciones privadas de cada uno, ya que lo principal es el bienestar y cuidado al menor.

¿Qué requisitos legales debo tener en cuenta para la adopción entre parejas del mismo sexo?

 Si se está planteando adoptar, será necesario que cumpla una serie de requisitos que se establecen en el Código Civil. El artículo 175 del mismo texto legal, obliga a que:

  1. El adoptante sea mayor de 25 años. Si son dos los adoptantes bastará con que uno de ellos haya alcanzado dicha edad.
  2. No podrán ser adoptantes aquellos que no puedan ser tutores según lo establecido en el Cc.
  3. No se encuentren privados de la patria potestad o tengan suspendido su ejercicio, ni quienes tengan confiada la guarda de su hijo a la Entidad Pública.

Además, la adopción será otorgada por resolución judicial. En el trámite de la adopción, será necesaria la propuesta previa de la Entidad Pública a favor del adoptante o adoptantes que dicha Entidad Pública haya declarado idóneos para el ejercicio de la patria potestad. La declaración de idoneidad deberá ser previa a la propuesta.

La declaración de idoneidad se basará en una valoración psicosocial sobre la situación personal, familiar, relacional y social de los adoptantes, así como su capacidad para establecer vínculos estables y seguros, sus habilidades educativas y su aptitud para atender a un menor en función de sus singulares circunstancias. Se observa aquí que lo más importante para establecer la adopción es el bienestar del menor.

Además de la declaración de idoneidad, se debe asistir a sesiones informáticas y de preparación por entidades públicas.

Según establece el artículo 108 del Código Civil, tanto la filiación matrimonial como la no matrimonial y la adoptiva surten los mismos efectos. La adopción produce la extinción de los vínculos jurídicos entre el adoptado y su familia anterior, integrándose en la del adoptante.

Excepcionalmente, puede no romperse el vínculo de origen en los siguientes casos:

  • Cuando el adoptado sea cónyuge del hijo del adoptante, aunque el consorte hubiese fallecido.
  • Cuando solo uno de los progenitores haya sido legalmente determinado y siempre que tal efecto así lo haya solicitado o bien el adoptante o el adoptado mayor de 12 años y progenitor cuyo vinculo se solicita que persista

 ¿Qué diferencia existe entre nuestra legislación y la del resto del mundo?

En el mundo sólo existen 26 países que permiten la adopción entre personas del mismo sexo, como: Austria, Francia, Noruega y Suecia.

El primer país que permitió las uniones homosexuales y por consiguiente, la adopción, fue Países Bajos en el año 2001. En este país las uniones entre homosexuales gozan de los mismos derechos y obligaciones que las uniones entre heterosexuales. Tan sólo, cuentan con una restricción sobre los hijos de una pareja lesbiana, igual que en España: si una lesbiana casada tiene un hijo, su cónyuge no será considerada madre del menor. Si quiere ser considerada madre, debe realizar el trámite de adopción.

El siguiente país a la vanguardia en estas legislaciones fue Bélgica. Sin embargo, se debe señalar que mientras que el matrimonio entre parejas del mismo sexo se aprobó en 2003, no se permitió la adopción hasta el año 2006.

Vale la pena destacar que no sólo en Europa hay ejemplos de tal legislación, también las hay en Sudamérica. Uruguay, México y Brasil son países que reconocen la posibilidad de adopción.

Hay otros países que son estados tan descentralizados que, a pesar de tener aprobada a nivel central una legislación permisiva, son los estados que lo integran los que tienen que aprobarla. Es el caso de Estados Unidos.  En el país americano, la adopción homoparental está aprobada en 22 de los 50 estados, entre ellos se encuentran: Nueva York, California y Washington D.C.

Más información en este artículo.

Tiempo, constancia y dinero son las claves de la futura adopción.

El proceso de adopción es uno de los trámites más demandado por la sociedad, aunque también es cierto que han descendido el número de peticiones en los últimos tiempos debido a que, gracias a la ciencia, se están solucionando problemas físicos que impendían a las personas a ser padres biológicamente. Según el INE, se producen en España alrededor de 800 adopciones dentro del país y más de 3000 fuera.

A pesar de esto, la adopción es un mecanismo jurídico que seguirá siendo utilizado por los ciudadanos y creemos que debería ser un proceso más ágil y menos costoso. Se calcula que el tiempo medio entre solicitar y finalizar la adopción es de 3 años. En cuanto al gasto, oscila entre 6.000 y 30.000 euros.

Es hora de que el Gobierno facilite un trámite tan fundamental para la sociedad como es el ser padre, teniendo en cuenta además la baja tasa de natalidad que tiene España.

 

¿BUSCAS AYUDA PARA ADOPTAR?

Déjanos tus datos y te contactaremos