¿Qué consecuencias fiscales se derivan de la última subida de bitcoin?

En este último mes, Bitcoin ha dado un fuerte impulso al mundo de las criptomonedas destruyendo las predicciones de muchos analistas. La criptomoneda más conocida superó la inimaginable cifra de los 50.000 dólares. Este crecimiento sin precedentes ha despertado el interés de inversores que, hasta ahora, se habían mostrado indiferentes o desconfiados respecto de este activo.

¿Existe la obligación de declarar las criptomonedas en el Impuesto sobre el Patrimonio tras la última subida de febrero?

Aquellos que apostaron por la criptomoneda con anterioridad a la subida de estos últimos meses han visto cómo su divisa ha multiplicado el valor de forma exorbitada. Por ello, deben cuestionarse si tienen la obligación de presentar la declaración del Impuesto sobre el Patrimonio (Modelo 714).

Las criptomonedas, como el resto de bienes y derechos que titula una persona física, deben tenerse en cuenta en el momento de determinar si existe obligación declarar el Impuesto sobre el Patrimonio. Este impuesto debe presentarse por aquellas personas físicas de cuya declaración resulte una cuota a ingresar, o por aquellas que tengan bienes por valor superior a 2.000.000 euros a fecha de 31 de diciembre.

La cuestión a resolver es el criterio que se debe tomar para valorar las criptomonedas, pues su valor difiere de un exchange a otro y cambia a cada instante. Además, como ha recordado la CNMV y el Banco de España en la nota publicada el pasado 9 de febrero, todavía no existe en la Unión Europea un marco que las regule, lo que dificulta el criterio que debe tomarse para valorar la criptomoneda en el Impuesto sobre el Patrimonio.

El criterio de valoración más prudente para declarar la moneda en el Impuesto sobre el Patrimonio es el valor medio de las 24 horas del 31 de diciembre. Dato que se puede obtener de la plataforma desde la que estemos operando y que debemos guardar mediante una captura de pantalla de cara a justificar su valor en caso de la apertura de un procedimiento de comprobación tributaria.

¿Has vendido Bitcoin en la subida de febrero?

Además de interpelar a nuevos inversores, el alza que ha experimentado el Bitcoin a inicios de febrero ha alentado la materialización de las ganancias mediante la venta de criptomonedas. Tras la venta, es inevitable cuestionarse las incidencias fiscales que se derivan de estas operaciones en las que la ganancia puede despertar las facultades de comprobación de la Agencia Tributaria.

Estas ganancias deberán declararse en el IRPF del año en que se hayan obtenido. Si la venta o intercambio de moneda ha tenido lugar en 2021, deberán ser declaradas en el IRPF de dicho ejercicio entre los meses de abril a junio de 2022.

¿Has vendido con ganancia, pero no has podido rescatar el saldo?

La forma más común de comprar criptomonedas es adquirirlas a través de plataformas conocidas como exchange. Estas plataformas son cada vez más numerosas, pero no todas ofrecen la misma fiabilidad y seguridad.

No es extraño encontrar situaciones en las que no se logra retirar del exchange el saldo obtenido en la venta de una criptomoneda. Posiblemente se trate de una estafa, o que el exchange haya sufrido un hackeo.  En estos casos, nos planteamos si esta pérdida debe declararse en el IRPF, lo que nos permitiría minorar, en su caso, las ganancias obtenidas de otras criptomonedas durante ese mismo año.

Pues bien, estos créditos no siempre constituyen pérdida a efectos del IRPF ya que el inversor no ha perdido su derecho de crédito, aun cuando se haya interpuesto una denuncia ante la Policía o una querella ante el Juzgado.

Las pérdidas solo se deberán incluir en el IRPF cuando se den alguna de las siguientes circunstancias según ha confirmado la Dirección General de Tributos. Estas circunstancias son:

  • Que, estando el deudor en situación de concurso, adquiera eficacia el convenio en el que se acuerde una quita en el importe del crédito.
  • Que adquiera eficacia una quita establecida en un acuerdo de refinanciación judicialmente homologable, o en un acuerdo extrajudicial de pagos.
  • Que se cumpla plazo de un año desde el inicio del procedimiento judicial que tenga por objeto la ejecución del crédito sin que haya sido satisfecho.

En LABE Abogados tenemos un área específica dedicada a las criptomonedas, aportando soluciones desde el punto de vista legal y fiscal. Nuestra firma, cuya sede principal se encuentra en el Paseo de la Castellana 30 de Madrid, cuenta con un amplio recorrido profesional en el asesoramiento de criptoactivos. Si operas con criptomonedas y necesitas a expertos que te ayuden en los diversos aspectos de su operativa, contacta con LABE Abogados.

También te puede interesar: