Claves para evitar problemas con inspección de aduanas y con la AEAT

Si las autoridades fiscales llaman a nuestra puerta, no necesariamente se debe a que hayamos hecho algo malintencionadamente; la mayoría de las veces es porque hemos cometido algún error imperceptible a primera de vista. A continuación, exponemos los supuestos más comunes en comercio exterior y cómo solventarlos correctamente para no sufrir sanciones fiscales:

Supuesto 1 – Cuando se realizan exportaciones con anticipos financieros

Valor bruto de la mercancía en operaciones con terceros países tanto si hay anticipo financiero como si no lo hay:

Valor bruto de la mercancía 600.000 euros.

Anticipo financiero del 10%  un mes antes del depósito de la mercancía en la Aduana para su exportación (60.000 euros)

¿Cómo lo debemos hacer para que la operación sea legal y fiscalmente correcta?

Utilizamos dos series diferentes de facturación (una para anticipos con terceros países y otra para facturas normales de la actividad empresarial).

Factura Z-011 por 60.000 euros que no se declara en el modelo de IVA

Factura A-468 por 600.000 (valor bruto de la mercancía), que es la que se aporta en la Aduana Española y este es el importe que aparece en el DUA y se declara en el modelo de IVA.

Como veréis, os ajustáis legal y fiscalmente a la norma, debido a que la mercancía se declara íntegramente por su valor en la Aduana Española y en los modelos de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT).

Supuesto 2 – Entrada de divisas

Cuando se emiten facturas por exportaciones o prestación de servicios a terceros países (fuera del territorio aduanero de la EU), el total de la misma cifra que se factura a un cliente de un país “X” es el importe que nos debe pagar (las divisas). No hace falta advertir que todas estas operaciones deben ser reales y soportadas en un contrato firmado por las dos partes. Es una situación muy controlada por la AEAT.

¿Cómo lo debemos hacer para que la operación sea legal y fiscalmente correcta?

Si la mercancía vale 80.000 euros, el valor en DUA será por 80.000, la factura debe ser por 80.000, se deben declarar en los diferentes impuestos e informativas de la AEAT 80.000 y que entren al cambio 80.000en divisas.

Supuesto 3 – Contrato de ejecución de obra con prestación de servicios y facturación por hitos. ¿Qué sucede?

Ponte en el caso de que el cliente “BBB”, del País “Z” firma contigo un contrato por ejecución de obra de 900.000 euros, que de ese importe 500.000 son materiales que salen por la Aduana y el resto son servicios, y que además te solicita que los envíos tienen que salir semanalmente de puerto durante 3 meses (o sea 12 envíos, pongamos que son 12 BL con 12 DUAS). Pero sin embargo solo te admite tres facturas comerciales, distribuidas de la siguiente manera obra lleva el 50% de ejecución, otra al 75% de ejecución y otra al 100% de ejecución.

¿Cómo lo debemos hacer para que la operación sea legal y fiscalmente correcta?

En esta situación, emitimos facturas sólo válidas para Aduanas (esta leyenda debe ir en la factura) con una serie diferente a las facturas comerciales normales. Por ejemplo: emitimos 12 facturas de la R-010 a la R-022 (por montante total de 500.000), estas facturas son las que van reflejadas en los DUAS, y el importe del DUA es el de estas facturas, pero no las declaramos en ningún impuesto ni informativamente a la AEAT.

Llegado el momento emitimos las tres facturas por los tres hitos que nos ha solicitado el cliente  (por montante total de 900.000 euros) y, ahora sí, estas son las facturas que declaramos en impuestos e informativas a la AEAT.

Paralelamente, nos montamos un dossier completo (por si tuviésemos tanto inspección de Aduanas como de la AEAT), donde incluiríamos:

  • Contrato entre el cliente y nosotros (firmado por las dos partes y en el idioma oficial que admita la AEAT, en este caso digamos el Castellano).
  • Las 12 facturas sólo válidas para Aduanas
  • Los 12 Documentos únicos Administrativos (DUAS).
  • Los 12 bill of landing (BL)
  • Las 3 facturas comerciales declaradas en los impuestos.
  • Las transferencias recibidas por el cliente (divisas) por 900.000 euros.

De esta manera, podríamos explicar claramente a la Administración el por qué no se han declarado las facturas que se han presentado en la Aduana, y al mismo tiempo que esté todo correcto y completo.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO