Seleccionar página

Nueva herramienta de la Comisión Europea para contrarrestar las coacciones económicas

Pedro Muñoz

CEO & Consejero Delegado

El 8 de diciembre de 2021, la Comisión Europea presentó una propuesta de nuevo reglamento que, de aplicarse, permitirá a la UE responder a la coacción económica de terceros países.

La coerción económica se refiere a las circunstancias en las que un país amenaza con aplicar, o ya está aplicando, medidas económicas que afectan al comercio para presionar a otro Estado para que cambie sus políticas. Ejemplos de este tipo de medidas son los derechos de importación discriminatorios, los controles fronterizos selectivos o el boicot a las mercancías procedentes de un determinado país en respuesta a una iniciativa legislativa. Por lo que respecta a la UE, esto podría motivar un cambio de rumbo en ámbitos como el cambio climático, la fiscalidad o la seguridad alimentaria. Según la Comisión, la UE y sus Estados miembros han sido objeto en los últimos años de este tipo de coacción económica en varias ocasiones.

El objetivo de la propuesta de Reglamento es, ante todo, disuadir a terceros países de que ejerzan o sigan ejerciendo coacciones económicas, sin que la UE se vea obligada a aplicar realmente medidas de respuesta. La Comisión afirma expresamente que «el instrumento tendría más éxito si no hubiera necesidad de utilizarlo». El reglamento propuesto pretende desescalar e inducir el cese de medidas coercitivas específicas a través del diálogo. Por lo tanto, como primer paso, el reglamento propuesto establece que la Comisión examinará la medida pertinente del tercer país para determinar si puede tildarse de coerción económica. Si se considera que una medida es una coacción económica, la Comisión podrá comprometerse y negociar con el tercer país para que cese la coacción. Se propone que la Comisión tenga autoridad para actuar por iniciativa propia o cuando se le informe de una determinada acción.
Como último paso, si la coerción económica del tercer país persiste, el reglamento propuesto otorga a la Comisión el derecho a aplicar una serie de contramedidas, como aranceles y restricciones a la importación, restricciones a los servicios o a las inversiones, y limitaciones del acceso del tercer país al mercado interior de la UE. Además de aplicar medidas a terceros países, la Comisión podrá dirigir las medidas de respuesta a personas jurídicas y físicas.

La propuesta se encuentra todavía en una fase legislativa temprana. Ahora será debatida por el Consejo y el Parlamento Europeo. Durante los próximos dos meses, las partes interesadas y los ciudadanos podrán dar su opinión a la Comisión, que informará al Consejo y al Parlamento.
Francia, que asumirá la Presidencia del Consejo en enero, parece apoyar la propuesta de la Comisión, pero otros Estados miembros, como Suecia, parecen más reticentes ante la amenaza de proteccionismo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

PASEO DE LA CASTELLANA 30, MADRID

CONTACTA

Tfno: +34 91 314 90 16

Fax: +34 91 279 79 13

Email: info@labeabogados.com

NUESTRO HORARIO

Lunes a jueves

De 9:00 a 19:00

Viernes

De 8:00 a 15:00

Copyright © 2022 LABE Abogados y Consultores. Todos los derechos reservados  │ AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES