La ‘Tasa Google’, un impuesto inútil

El pasado 18 de febrero el Consejo de Ministros aprobó un Proyecto de Ley que incluía, entre otros, el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (conocido como Tasa Google). Un impuesto de nueva creación, prometidos por el PSOE y por UP en sus Programas Electorales.

Pero ¿Cómo funciona este impuesto? Hay que decir que es un impuesto indirecto, trimestral, que se aplica de manera adicional y al margen del IVA, y que grava al 3% los ingresos procedentes de la prestación de servicios digitales tales como los servicios de publicidad online e intermediación y la venta de datos generados a partir de informaciones proporcionadas por los usuarios.

Las empresas obligadas a pagarlo son aquellas que a nivel mundial ingresan más de 750 millones de euros y cuyos ingresos en nuestro país por los servicios digitales que hemos descrito superen los 3 millones. Es decir, las compañías afectadas principalmente son los gigantes de la tecnología que ingresan grandes cantidades de dinero por publicidad en internet como Google, Apple, Amazon o Facebook.

¿Y cómo repercute esto al consumidor final? La imposición de este nuevo tipo de gravamen se traducirá en un aumento de precios por parte de las empresas que deban aplicarlo. Pero además, el servicio publicitario en España sufrirá un encarecimiento que nos deja en desventaja respecto a la publicidad generada en países donde no se aplica este impuesto.

¿Y cuánto recaudará el Gobierno? Según diferentes estudios y estimaciones, al año la recaudación podría superar los 900 millones de euros, aunque este 2020, si el impuesto entra en vigor a mitad de año, la recaudación sería la mitad. En cualquier caso, teniendo en cuenta que el déficit se sitúa por encima de los 23.000 millones, decir que este impuesto ayudará a pagar las pensiones, como afirma el Gobierno, es simplemente ridículo ya que con todo lo recaudado en un año con este impuesto solo se pagarían dos días de pensiones.

Ante la falta de un acuerdo internacional sobre el lugar donde una empresa debe pagar impuestos por los beneficios que genera a nivel mundial, países como Francia decidieron aprobar unilateralmente la Tasa Google. Sin embargo, la respuesta de EEUU no se hizo esperar y no ha sido otra que contraatacar e incrementar en un 25% los aranceles a la importación de productos de los países que apliquen este impuesto. Después de esto, Francia ha reculado y ha anulado el pago del impuesto hasta finales año.
En definitiva, es absurdo presentar este impuesto como un logro progresista, además de que económicamente no supone ninguna ventaja ya que prácticamente no se va a recaudar mucho con este impuesto.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO