Private equity e inversiones en continuo crecimiento

El Private Equity o capital riesgo, es un tipo de inversión que se realiza en empresas no cotizadas en los mercados oficiales, entrando en el capital de las empresas con participaciones de control, con el objetivo de contribuir al crecimiento y transformación de las empresas. Este tipo de inversiones nacen de la búsqueda por parte del inversor de conseguir mayores rentabilidades de las obtenidas en inversiones con tipo fijo o incluso de las rentabilidades obtenidas en los mercados oficiales, buscando de esta forma, diversificar más la cartera de inversiones, abriendo nuevas posibilidades de inversión.

1.Principales características de private equity 

  • Es una inversión a largo plazo. Son inversiones que necesitan un periodo amplio para poder obtener rentabilidades, ya que al final estas inversiones la utilizan las empresas en nuevos proyectos y estrategias de crecimiento que necesitan un periodo amplio para que sean efectivos. El ciclo de estos fondos de private equity suele ser de 5 años de inversión y 5 años de desinversión, por lo habitualmente se pueden empezar a tener rentabilidades pasados los primeros 5 años.
  • Capital mínimo. En los private equity el mínimo del capital aportado suele estar por encima del millón de euros, por lo que se necesita un gran patrimonio para realizarlas. Por este motivo, son inversiones que van destinadas principalmente a inversores institucionales, como pueden ser los fondos de private equity o entidades de capital riesgo. Los particulares, si no disponen de un capital tan amplio, pueden realizar estas inversiones mediante la aportación a estos fondos especializados en private equity, que actuaran como sus intermediarios, donde el capital mínimo suelen rondar los 100.000€ por inversor. El desembolso no es de inmediato, el proceso que se lleva a cabo es que el inversor se compromete a invertir una cierto capital y la entidad gestora le ira demandado aportaciones en distintos momentos hasta que se complete el capital acordado.
  • Falta de liquidez. Son inversiones que una vez realizadas el inversor no puede disponer del capital aportado durante la vida del fondo, ya que una vez invertido en la empresa, se necesita un periodo de maduración para ver los resultados.
  • Mayor rentabilidad. La rentabilidad en este tipo de inversiones suele rondar el 20%, dependiendo del crecimiento de la empresa desde el momento en que se invirtió.

2.Tipos de fondos de private equity

  • Fondos de Venture Capital: son inversiones que se realizan en empresas jóvenes o startups.
  • Fondos de capital expansión: son inversiones que se realizan en empresas con un potencial de crecimiento grande, principalmente dirigidas a empresas con proyectos para sacar un nuevo producto o proyectos de internalización de la empresa.
  • Fondos de buy-out: son inversiones en empresas maduras, con una cuenta de resultados consolidada, donde existe estabilidad y consistencia en los retornos.

3. El proceso de inversión en private equity se puede resumir en el siguiente cuadro:

Los fondos de private equity son los encargados de realizar este tipo de inversiones, donde serán ellos quienes entren en el capital de la sociedad en las que invierten, donde podrán tomar las decisiones adecuadas, con el objetivo de conseguir el mayor crecimiento posible de las empresas, para que cuando se produzca la desinversión los inversores consigan la mayor rentabilidad posible. Para ello, tienen que estudiar todas las vías de inversión, conocer bien todo lo que rodea a las empresas y decidir cuáles de ellas son una oportunidad de inversión.

Es un tipo de inversión que en estos momentos está en continuo crecimiento, donde buena parte de los fondos de private equity internacionales han establecido su presencia en España en los últimos años, viendo que muchas de las PYMES en España están utilizando esta herramienta para financiar sus proyectos.

En definitiva, es una inversión que permite a los inversores tener más posibilidades de inversión, poder diversificar sus carteras y correr algo más de riesgo para conseguir una mayor rentabilidad en sus inversiones. Es una inversión paciente, es decir, no se puede esperar rentabilidades a corto plazo, hay que esperar para obtener retornos a partir del 5 año de inversión o esperarse a los 10 años para obtener rentabilidades. Para las sociedades es una forma de financiación para nuevos proyectos y otras estrategias de expansión de la sociedad, que les podrá permitir crecer en los mercados.

También puedes escuchar nuestras noticias en nuestro canal de iVoox:

También te puede interesar: