Variaciones del IAE (Impuesto sobre actividades económicas) por el COVID-19

Oscar García

Dir. Área Fiscal y Contable

Cumplidos los 6 meses desde que se proclamó el estado de alarma en nuestro país, con toda seguridad la crisis originada por el COVID-19 nos a afectado a todos de muy diversas formas y en diferente medida.

Las empresas han tenido que adaptarse a la crisis sanitaria a toda velocidad, asumiendo las nuevas circunstancias que nos han venido impuestas casi de un día para otro, reduciendo la superficie de su actividad, prescindiendo de algunos locales, dejando de utilizar maquinaria o cadenas de producción e incluso cerrando alguna actividad.

Debido a esto, no hemos de olvidar nuestro deber de comunicar ante la AEAT cualquier variación significativa que suponga algún cambio en los elementos tributarios que forman parte del IAE, en referencia a la actividad que ejercemos, tanto si estas variaciones son positivas como negativas para el ejercicio de nuestra actividad, para éstas se tengan en cuenta por parte de la administración en la liquidación del ejercicio siguiente.

Si la variación de los elementos tributarios es inferior al 20%, no se consideran variaciones y no alterarán el importe de las cuotas a pagar por IAE.

Si su empresa factura más de un millón de euros, deberá tributar por el IAE al no estar exenta del mismo y, por lo tanto, tienen el deber de informar ante la AEAT de los cambios en los elementos tributarios que le conciernen (superficie, empleados, potencia eléctrica…)

Por el contrario, no estarán obligados a liquidar IAE las empresas o personas físicas que facturen menos de un millón de euros, ni las sociedades durante los dos primeros ejercicios de actividad.

Deberemos comunicar dichos cambios mediante el modelo 840 (“IAE. Declaración de alta, variación o baja en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y comunicación del importe neto de la cifra de negocios a efectos de IAE”) en el plazo de un mes desde la fecha en la que se produjo la variación, teniendo, como hemos dicho con anterioridad, efectos sobre el ejercicio siguiente.

En el caso de que no lo hagamos en dicho plazo, tenemos la posibilidad de comunicarlo a posteriori, pero tendrá efectos a partir del año siguiente en el que se comunique dicha variación.

En definitiva, si queremos de dichas variaciones surtan efecto en la cuota a pagar del ejercicio 2021, tenemos que comunicarlo antes de que finalice el ejercicio 2020.

Por último y no menos importante hemos de comentar también un caso por desgracia muy recurrente en esta crisis sanitaria, como es el cese de actividad. Si este es nuestro caso, deberemos también comunicar dicha baja ante la AEAT en el plazo de un mes desde dicho cese, pudiendo solicitar, siempre mediante escrito, la devolución de la cuota del IAE de forma proporcional a los trimestres completos en las que la empresa ya no ha ejercido actividad.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO