El envejecimiento de la población obligará a la empresas a confiar más en los mayores de 40 años

La tasa de envejecimiento en Europa se ha triplicado en los últimos cuarenta años. España, por ejemplo, ya es el país con mayor esperanza de vida por delante de Japón yque se sitúa alrededor de los 100 años. Sin embargo, esto contrasta con el descenso significativo de nacimientos que provoca un ritmo de envejecimiento social del 150 %. Y esto tiene repercusiones en muchos ámbitos, especialmente en el trabajo.

Ser mayor de 40 años y quedarse en el paro se ha convertido en un gran problema en nuestro país. Y es que, mucha gente piensa que su edad es un problema para su contratación y muchas empresas comparten en cierta manera esa visión, centrándose en reclutar talento joven y desestimando a los ‘senior’. Esto se convierte en una paradoja si tenemos en cuenta que en 2033 la fuerza laboral mayoritaria estará entre los 55 y 59 años.

El envejecimiento de la población y la dificultad que habrá en el relevo generacional en las empresas ante la escasez de profesionales, les obligará a recurrir al talento ‘senior’, los denominados silver surfers, a los que van a necesitar en un futuro muy próximo. Sin embargo, un error muy común dentro de las compañías es pensar que la búsqueda de innovación y la necesidad de digitalización esta estrechamente relacionada con la juventud. En este caso los estereotipos y prejuicios hacen que el talento sénior sea rechazado.

En nuestra sociedad Hay un exceso de idealización de la juventud y las empresas se olvidan de que lo más eficaz y productivo es su combinación con el talento silver. La preocupación se centra habitualmente en estas tres cuestiones:

  1. 1.La creencia extendida aunque falsa de que las personas mayores tienen una productividad, una capacidad de adaptación, energía y motivación menores que los más jóvenes.
  2. Los trabajadores de mayor edad ocupan los puestos más relevantes en el escalafón y por tanto cuestan mucho más que los trabajadores jóvenes.
  3. Los trabajadores de más edad tienden a bloquear las posibilidades de promoción de los más jóvenes, lo que impacta en la moral y desánimo de las personas jóvenes o de mediana edad.

Para cambiar esta tendencia y estas creencias sería conveniente reformar el modelo jerárquico piramidal por el que se organizan miles de organizaciones, buscar sistemas organizacionales más planos y colaborativos e implantar una promoción más trasversal en vez de vertical.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO