¿Cómo afecta la retribución de un bonus en los seguros sociales y el IRPF?

Armando Reneses

Asesor Laboral

iempre que una empresa quiere incentivar a sus empleados con una retribución adicional con el fin de premiar la dedicación, el rendimiento o los objetivos conseguidos, se trata de una retribución llamada bonus. Con la ayuda de LABE Abogados, conocemos las pautas que deben seguir las empresas a la hora de abonar un bonus a los empleados de la compañía, dado que lo primero que las empresas deben tener en consideración es que es un proceso complicado que puede acarrear sanciones administrativas, perjudiciales para la empresa y los trabajadores.

PREGUNTA. ¿En qué consisten los bonus?

RESPUESTA. Los bonus son prácticas de retribución, basadas en la situación y resultados de los objetivos de la empresa, y supeditados a la consecución de los mismos. El objetivo de estas prácticas de retribución no es otro que valorar el esfuerzo de los trabajadores de la empresa, que se entiende como un sobreesfuerzo de sus labores, o la consecución de unos objetivos fijados. Debemos destacar que es la empresa quien decide otorgar dichos bonus, ya sea de manera ocasional o a través de acuerdos previos.

Los bonus pueden ser eventuales o indefinidos en el tiempo. Sin embargo, una vez que se fijan las condiciones de devengo y se aceptan por los trabajadores, pasan a formar parte de la relación laboral y adquieren la condición de complemento retributivo.

Dicho esto, la empresa no tiene la obligación de abonar el bonus en caso de que no se consigan los objetivos marcados. Ahora bien, hay que tener en cuenta que en la sentencia del Tribunal Supremo de 16 de mayo de 2012 (rec. 168/2011), resolvió que al fijar el plan retributivo, donde cada año se establecen objetivos y retribuciones distintas, no es suficiente para entender que la empresa quiera ofrecer el sistema retributivo solo durante ese año, por lo que es muy importante que las empresas dejen claro al establecer el plan anual de retribución que el derecho se extingue tras la finalización del correspondiente ejercicio.

PREGUNTA. ¿Cómo cotiza un bonus a efectos de la Seguridad Social?

RESPUESTA. Los bonus abonados en el ejercicio siguiente al devengo del mismo se deben cotizar prorrateándose a lo largo del periodo devengo en un máximo de 12 meses. La cotización se debe realizar en el año de su devengo. Dicho de otra manera, si el bonus que se abona durante los primeros meses del año corresponde a los objetivos generados durante el año anterior, se deberá prorratear durante los 12 meses de dicho año a través de una liquidación complementaria. Es decir, no se deberá cotizar en el mes de cobro del bonus.

P. ¿Cómo debe tributar un bonus?

R. Armando Reneses, asesor en recursos humanos, comenta que estas percepciones están sujetas al IRPF como salario adicional del trabajador, y este depende de la naturaleza del bonus. A la hora de calcular el tipo de retención anual del trabajador, el empresario tiene que tener en consideración que los trabajadores recibirán como mínimo la misma variable que percibieron el año anterior, por lo que se debe realizar una estimación del tipo de IRPF.

A efectos de IRPF, el bonus se debe considerar como una retribución más del trabajador que declarar en su declaración de la renta según la fecha en que lo cobre y no según su devengo. Por tanto, el bonus tributará con el tipo de IRPF que le corresponda al trabajador en el mes de cobro del bonus.

El bonus tributará con el tipo de IRPF que le corresponda al trabajador en ese mes de cobro

Todos los bonus obtenidos por rendimientos del trabajo, como objetivos y comisiones, entre otros, tributan íntegramente en el año de su percepción, con independencia del año de devengo. En el caso de que se trate de un bonus irregular (no recurrente en el tiempo) y devengado de varias anualidades “más de dos años”, este puede considerarse como una retribución sujeta a una reducción del 30%, siempre y cuando en los cinco años anteriores no se haya aplicado esta misma reducción sobre otros rendimientos plurianuales.

P. ¿Existen otros tipos de bonus?

R. Existe la opción de que este bonus sea satisfecho a través de acciones de la empresa. Esta retribución en especie podrá estar exenta de tributación hasta 12.000 euros si cumple una serie de condiciones, en concreto:

  • Debe estar establecido en la política retributiva de la empresa.
  • Los perceptores, junto con sus familiares hasta segundo grado de consanguinidad, no pueden superar el 5% de acciones de la compañía.
  • Se deben mantener las acciones durante un mínimo de tres años desde el momento de entrega.

En conclusión, el bonus es una retribución variable e independiente del salario, que se otorga por decisión empresarial, siendo la empresa totalmente responsable de su correcta tributación y cotización, por lo que es importante contar con un buen asesoramiento en gestión de nóminas y recursos humanos, que pueda determinar la naturaleza del mismo y garantizar la correcta aplicación del bonus.

Existen muchas empresas que siguen teniendo muchas complicaciones a la hora de abonar dichos incentivos. Desde LABE Consultores y Abogados, contamos con un gran equipo de profesionales con años de experiencia en gestión de nóminas, garantizándoles un buen asesoramiento y una atención personalizada, aligerando la carga administrativa de los departamentos internos de Recursos Humanos.

También puedes escuchar nuestras noticias en nuestro canal de iVoox:

También te puede interesar: