Los nuevos jubilados con ERTE se verán afectados en su declaración

Juan Antonio Panadero

Dir. Área Laboral

Muchos de los trabajadores que este año han sufrido un ERTE estarán obligados a hacer la declaración de la Renta al año siguiente, dado que en algunos casos han tenido dos pagadores, siempre y cuando las retribuciones sean superiores a 14.000 euros. Al igual, ocurre con los nuevos pensionistas que este año se jubilan.

Esto se debe a que la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (LIRPF) impone a los contribuyentes la obligación de realizar la declaración de la renta a los perceptores de rendimientos del trabajo procedentes de dos pagadores distintos que hayam pagado una cantidad mau, es decir, a los últimos cambios que se han producido en los impuestos de los Presupuestos Generales del Estado para 2018. Momento en el que el Partido Popular gobernaba el país y modificó el primer tramo del IRPF ampliando las reducciones por rendimientos del trabajo hasta los 16.825 euros a propuesta de Ciudadanos.

En un principio y entorno a la subida moderada del salario, era una mejora fiscal para los trabajadores con las retribuciones más bajas, ya que solo se aplicaba a los que sí que hacían la declaración de la renta.

Sin embargo, ahora se ha convertido en una traba para el contribuyente, ya que si su renta aumenta de manera excepcional y transitoria, al igual que aumenta a dos su número de pagadores, este tiene la obligación de hacer la declaración, es decir, que tendrá que realizarla si cobra una pensión de jubilación, una prestación por desempleo o un ERTE.

La persona que cobra una pensión, tendrá una reducción en la carga fiscal, ya que según el INE, un jubilado ingresa en su casa una renta anual bruta media de 23.190 euros, lo que genera una base liquidable media de IRPF de 14.490 euros y un pago medio de impuestos sobre la renta de 2.855 euros.

Lo que significa, que el contribuyente jubilado tendrá que hacer frente a una cuña fiscal del 12,3%, la cual es un poco más baja si tiene todavía hijos en la unidad familiar y cuya rebaja puede llegar al 9,8%.

También te puede interesar: