Negarse a la reincorporación del puesto de trabajo puede ser motivo de despido

Vanesa Paredes

Asesora Laboral

Recientemente, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en su Sentencia núm. 286/2019 de 25 de abril de 2019 ha avalado el despido de un trabajador afectado por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) al mostrar su negativa a la reincorporación a su puesto de trabajo, sin acreditar ningún tipo de justificación.

La empresa demandada, tras la declaración de concurso de acreedores de carácter voluntario, comunicó a sus trabajadores la ejecución de esta medida. Concretamente en el presente caso, la empresa comunicó al trabajador demandante el inicio de su ERTE con suspensión del contrato con efectos de duración de un año en base a razones económicas, organizativas y de producción.

En la carta enviada al trabajador se ponía de manifiesto que “la intención de la empresa era flexibilizar, en la medida de lo posible, el período estimado de suspensiones de reducción de jornada, de manera, que a medida que la empresa fuera aumentando su nivel de liquidez y su capacidad productiva podría ir recuperando los trabajadores afectados por la suspensión de los contratos para su reingreso en la empresa y/o aumentando la jornada de aquellos que la viesen reducida.”

En consecuencia, la empresa emitió un burofax al trabajador, informándole de su desafectación de la suspensión del contrato de trabajo, requiriéndole para su incorporación inmediata en la plantilla.

Ante la negativa por parte del trabajador, la empresa le requirió nuevamente, advirtiéndole que si no justificaba la negativa a la incorporación, ésta podía calificarse como “falta muy grave”, y ser la misma calificada como despido disciplinario.

Y así lo acredita el TSJ de Madrid al establecer que el hecho de desatender el requerimiento de incorporación al puesto de trabajo y, en consecuencia, no justificar el motivo de la decisión, es objeto de despido disciplinario. Pues no se trata de una decisión adoptada abusivamente por parte de la empresa, tal y como pone de manifiesto el trabajador, sino que la empresa se reservó el derecho de reincorporar paulatinamente a su plantilla cuando fuera aumentado su situación de liquidez.

En LaBE Asesores hemos estudiado en profundidad las medidas en materia laboral que afectan tanto a trabajadores como a empresarios derivados de la crisis del COVID-19. Si crees estar en una situación similar o de cualquier otra índole laboral, no dudes en contactar con nosotros. Nuestro equipo de profesionales analizará tu situación de forma particular e individualizada prestándote un asesoramiento jurídico a tu medida.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO