Obligaciones de la empresa en prevención acoso sexual

Jesús Vidán

Asesor Laboral

El acoso sexual y el acoso por razón de sexo constituyen hoy en día una lacra para nuestra sociedad y, específicamente, para los entornos laborales incardinados en el seno de las empresas. Vulneran no solo el derecho a la libertad sexual de la víctima, sino también su derecho a la dignidad, a la no discriminación por razón de sexo y a la salud y seguridad en el trabajo.

Ante tal problemática, las empresas no pueden permanecer impávidas, sino que deben garantizar que se respetan los derechos fundamentales del trabajador, así como proveerle una protección eficaz en materia de riesgos psicosociales.

En este sentido, la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres establece en su artículo 45.1 que las empresas “deberán adoptar medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral entre mujeres y hombres”.

La obligación de garantizar que no se produzca discriminación laboral entre hombres y mujeres, sumada a la de proporcionar una protección eficaz en materia de riesgos psicosociales, en virtud del artículo 14 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos laborales, conmina al empresario a interponer cuantos medios sean necesarios para prevenir y actuar contra el acoso sexual y acoso por razón de sexo.

El incumplimiento de esta obligación podrá conllevar para la empresa la imputación de una infracción administrativa muy grave, con multas desde 6.251  hasta 187.515 euros.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO