Un juez pone precio a la 4ª Revolución Industrial

Jesús Vidán

Asesor Laboral

El Juzgado de lo Social nº 10 de las Palmas de Gran Canaria ha dictado recientemente una Sentencia que aborda una cuestión de suma importancia: ¿es improcedente despedir a un trabajador para sustituirlo por un programa informático?

En concreto, una empresa dedicada al sector hotelero despidió a una trabajadora que realizaba funciones administrativas por un software informático (bot) que asumió parte de su trabajo y que, entre otras cuestiones, estaba dotado de un sistema de reconocimiento óptico que le permitía leer documentos, extraer la información necesaria y utilizarla para los fines programados.

El bot hacía en 55 segundos lo que a la trabajadora hacia en 15 minutos y tenía un coste anual de 12.900 € anuales en contraposición al coste de 28.412,44 € de la trabajadora (salario + seguridad social).

El Juez concluye que el despido debe ser calificado como improcedente puesto que la amortización del puesto de trabajo y su automatización únicamente tiene como objetivo mejorar la “competitividad” de la empresa.

Sin embargo, esto no ocurrirá en todos los casos análogos al presente, puesto que, de conformidad con el Tribunal Supremo, el empresario podría acudir al despido objetivo cuando la amortización y automatización de un puesto de trabajo se realice en atención a que la permanencia del trabajador dificulte el buen funcionamiento de la empresa.

Lo que sí es seguro es que se van a producir muchos casos como el presente, en atención a que según estudios recientes el 43% de los puestos de trabajo existentes en España tiene un riesgo superior al 66% de ser “automatizados”.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO