Apple ha resultado vencedora frente a la UE

Fernando Arruga

Abogado Asociado

La compañía fundada por Steve Jobs ha ganado el primer asalto contra la Unión Europea, gracias a que el Tribunal General de la UE le ha dado la razón en relación a la campaña contra los acuerdos fiscales de la tecnología, por lo que no tendrá que pagar los 13.000 millones de euros en impuestos atrasados irlandeses.

Según esta resolución, la Comisión Europea no tenía que haber declarado que se le había otorgado a Apple una ventaja económica y del mismo modo, haberla considerado una ayuda estatal. Por ende, el Tribunal General ha determinado que la Comisión no ha logrado demostrar la existencia de una “ventaja a los efectos del artículo 107 del Tratado de Funcionamiento de la UE”, en el que se fija que las ayudas de Estado son totalmente incompatibles con el mercado interior si estas a su vez falsean la competencia con el fin de favorecer a ciertas empresas. A lo que el Tribunal ha añadido que la Comisión Europea “debería haber demostrado que esos ingresos provenían de actividades realizadas realmente por las filiales irlandesas” a través de las actividades ejercidas por ellas o por decisiones “estratégicas” aplicables más allá de su ámbito.

El Tribunal General de la UE, ha afirmado en un comunicado que “la Comisión se equivocó al declarar que se había otorgado a Apple Sales International (ASI) y a Apple Operations Europe (AOE) una ventaja económica selectiva y por extensión una ayuda estatal”.

Del mismo modo, también se ha dictaminado que, a su vez, Bruselas tampoco podía demostrar la presencia de “errores metodológicos” en los acuerdos mantenidos entre Apple y Dublín, los cuales tenían que conducir a una reducción de los beneficios que la compañía debía gravar en el país en cuestión. El Tribunal ha señalado que “aunque el Tribunal General lamenta la naturaleza incompleta y a veces inconsistente de las tax rulings cuestionados, los defectos identificados por la Comisión no son, en sí mismos, suficientes para demostrar la existencia de una ventaja”, a lo que tampoco han podido demostrar si los acuerdos fiscales se dieron gracias a un “poder discrecional” por parte de las autoridades irlandesas.

Por todo ello, la sentencia ha dictado que Bruselas entendió mal que Dublín le haya concedido esta ventaja a Apple por no haber asignado a sus filiales en Irlanda las autorizaciones pertinentes de propiedad intelectual de la compañía. Además, supone que del mismo modo tampoco se adjudicaron a las filiales irlandesas de Apple los beneficios por la venta del grupo fuera de América.

Tanto Irlanda como Apple han celebrado la resolución y la compañía tecnológica ha querido agradecer al Tribunal General “su tiempo y consideración de los hechos”, ya que según aseguran “este caso no trataba de cuántos impuestos pagamos, sino de dónde estamos obligados a pagarlos”.

Ente esta situación, la multinacional ha recordado que es la mayor contribuyente a nivel mundial y que están muy orgullosos de eso, ya que saben que es importante el papel que tienen en el pago de impuesto en la sociedad, del que ya llevan pagado más de 100.000 millones de dólares en impuestos sobre beneficio corporativo a nivel mundial en los últimos 10 años y miles de millones en otros tipos de impuestos.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO


ES EN RU ZH-CN