Conflicto colectivo. Complemento de penosidad por ruído

Jesús Vidán

Asesor Laboral

La Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo concluye que el nivel de ruido a tener en cuenta a efectos de devengar el complemento salarial de penosidad por ruido, previsto en el Convenio Colectivo, debe ser el que ofrece el puesto de trabajo, y no el que percibe individualmente el trabajador cuando emplea los preceptivos medios de protección individual.

El conflicto colectivo que culmina en la Sentencia se centra en determinar si la medición del volumen de ruido para el devengo del referido complemento ha de entenderse respecto del percibido por el trabajador cuando se encuentra utilizando los preceptivos medios de protección individual o respecto del propio del puesto (independientemente de los medios individuales empleados).

Es decir, se cuestiona cómo debe realizarse la medición del volumen de ruido.
Pues bien, señala el Supremo que el propio Convenio establecía que solo la mejora de las instalaciones o maquinaria que redujera el ruido por debajo de los 80 dbA descartaría el devengo del complemento de ruido por parte del trabajador. De ello se desprende, argumenta nuestro Alto Tribunal, la lógica de que la medición del ruido ha de entenderse respecto del ambiente del puesto. Ello es así desde el momento en que el Convenio no se refiere a los medios de protección individuales, sino a los colectivos o ambientales. O lo que es lo mismo, no al ruido percibido por el trabajador a nivel individual, sino el ambiental.

Así, partiendo de esta lógica, el Supremo concluye que el volumen de ruido a tener en cuenta para devengar el complemento salarial debe ser el propio del puesto de trabajo, sin considerar el que percibe individualmente el trabajador cuando utiliza los equipos de protección individual.

Comentario: el pronunciamiento del Alto Tribunal establece una interesante línea jurisprudencial. Opta por superponer el criterio ambiental al individual en el devengo de los complementos por ruido.

Ahora bien, cabe señalar que la argumentación de la Sentencia se sustenta en la interpretación de la literatura del Convenio. Se aprovecha de la referencia de la norma colectiva a la mejora de las instalaciones o maquinaria, como único medio por el que eximirse del complemento, para extraer la lógica ambiental en detrimento de la individual.

Por tanto, debemos advertir que puede que esta conclusión no sea sino aplicable a este caso específico y, así, de difícil aplicación a la generalidad de los casos.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO


Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other

ES EN RU ZH-CN