¿Qué es el Derecho al Olvido?

Cristina Santabaya

Consultora de Marketing Jurídico

El derecho al olvido es la manifestación del derecho de supresión aplicado a los buscadores de Internet. Hace referencia al derecho del interesado a impedir la difusión de datos personales a través de internet bajo determinadas circunstancias. Ello se traduce en que la información personal de los usuarios no figure en los resultados de una búsqueda en internet cuando la publicación no cumpla los requisitos de adecuación y pertinencia previstos en la normativa. Así, aunque la publicación original sea legítima, como es el caso de información amparada bajo la libertad de expresión, puede ejercerse el derecho a limitar su difusión cuando la información sea obsoleta o ya no tenga relevancia o interés público.

El derecho al olvido empezó a cobrar importancia con una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 13 de mayo de 2014 (conocida como Google versus Spain), estando todavía vigente la Directiva 95/46/CE. No obstante, es en el año 2016, con el Reglamento General de Protección de Datos, cuando se hace explícito el “derecho al olvido” en la legislación comunitaria (art. 17 del mismo); así como en el año 2018 cuando aparece expresamente en la legislación nacional a través de la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales (arts. 93 y 94). Hasta entonces, ni la Directiva comunitaria ni la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal se referían expresamente al “derecho al olvido”, aunque sí se podría hallar su semilla en los principios de calidad o finalidad de los datos y de consentimiento de sus titulares. Es por ello por lo que la mencionada Sentencia tuvo tanta relevancia a nivel comunitario.

Hasta entonces, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) jugó un papel tremendamente importante a nivel nacional, en tanto autoridad de control. En su memoria del año 2009 declaraba lo siguiente:

Las solicitudes de cancelación de los datos o de oposición al tratamiento de los mismos por los buscadores de Internet, aún no siendo muy numerosas en valores absolutos, se han incrementado en un 200%. Lo que revela que cada vez es mayor el interés mostrado por los ciudadanos para que no aparezcan sus datos personales en los índices que ofrecen los servicios de búsqueda en Internet a partir de los datos identificativos de una persona. (…) En esta materia, las resoluciones dictadas por la AEPD van en la línea de exigir que se adopten las medidas necesarias para evitar la indexación de los datos de carácter personal.”

Así, según la AEPD, con el transcurso de los años, crecía el interés de los ciudadanos acerca de un mecanismo que les permitiese reaccionar ante la difusión de su información personal por parte de los motores de búsqueda de Internet. Fue a raíz del incremento de estas peticiones que surgió el “derecho al olvido”, el cual encontró en el caso Google vs. Spain una gran base para su posterior desarrollo.

Mas no solamente ha crecido el interés de los ciudadanos “a ser olvidados” a través de los motores de búsqueda como Google, sino que, a raíz del creciente uso de redes sociales por la mayor parte de la población, también ha aumentado la preocupación por “ser olvidados” en las redes sociales o hemerotecas digitales.

También te puede interesar: