Autenticación reforzada de cliente, retos del comercio electrónico y pagos online

Strong Customer Authentication (SCA), más conocido como la autorización reforzada del cliente en aquellos pagos que realiza en el comercio online, tiene ya un plazo definitivo que implica su implantación en el comercio electrónico europeo. Este plazo viene impuesto por la Directiva (UE) 2015/2366 y el Reglamento Delegado (UE) 2018/389 de la Comisión finalizando el 31 de diciembre de 2020, por ende, todas las empresas y entidades de crédito deben adaptarse a esta nueva realidad.

La finalidad de las SCA: Mayor protección a compradores y lucha contra el fraude en los pagos online.

La finalidad de las SCA no es otra que la de añadir una capa más de seguridad para el usuario que efectúa sus compras online, mientras que a su vez pretende disminuir considerablemente el fraude en los pagos online.

Aparentemente todo son ventajas, pero puede llegar a ser un arma de doble filo en tanto en cuanto, para aquellas empresas que no hayan tenido la capacidad de adaptarse a esta nueva realidad del comercio electrónico pueden obtener grandes pérdidas derivadas de tasas de abandono en las compras, porque si no están actualizados a una SCA o cumplen los requisitos de ser susceptibles de excepción a SCA, los bancos rechazarán automáticamente todas las operaciones, generando en el comprador una posible pérdida del interés en realizar efectiva la compra.

Por ello, es fundamental que las empresas cuyo volumen de negocio es sobre todo el comercio electrónico, cuenten con planes exhaustivos que velen porque se cumplan los requisitos exigidos por la normativa europea. Esto puede suponer un grave problema para aquellos comercios que se encuentren con barreras de carácter tecnológico y de asunción de costes derivados de esta adaptación tecnológica.

La autorización reforzada de clientes pasará a exigir que la inmensa mayoría de las compras online realizadas en Europa de más de 30 euros exijan al comprador la introducción de un PIN, contraseñas, huella dactilar o incluso a través de reconocimiento facial.

Quedando de esta forma en el recuerdo, el realizar compras aportando solo el número de tarjeta y fecha de caducidad.

Sin embargo, ciertas operaciones gozarán de la condición de excepción a las SCA, bien porque no superen los 30 euros o porque sean consideradas transacciones de bajo riesgo.

Se establece también la posibilidad de que los clientes elaboren una lista blanca dejando constancia de las empresas en las que tienen total confianza, siempre con el beneplácito del banco emisor.

Un futuro incierto pero ilusionante en el comercio online

Estas iniciativas para fomentar un cambio a mayor seguridad para el comprador online y a su vez, disminuir el fraude en los pagos del comercio electrónico, aborda las mayores preocupaciones tanto de consumidores como empresas en el ámbito de esta modalidad de comercio que cada vez está más presente en esta sociedad, acorde al desarrollo tecnológico.

Sin embargo, no podemos evitar manifestar las complicaciones que conlleva realizar un cambio de estas características en un plazo de tiempo bastante limitado y en plena pandemia mundial, donde tanto empresas como consumidores se encuentran en una situación excepcional económica, operativa y social sin precedentes.

En LABE contamos con expertos que te asesorarán en la materia. Ponte en contacto con nosotros.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO