¿Qué son los smart contract?

Los smart contract son una innovación tecnológica que trae causa tras la creación del bitcoin y blockchain en 2009, los cuales tienen como objetivo eliminar intermediarios para simplificar procesos y ahorrar costes.

Los contratos inteligentes o “smart contract” son contratos muy populares hoy en día, pero a la vez generan ciertas dudas y una gran inseguridad jurídica,

¿pero qué son exactamente y qué problemas resuelven?

Los smart contracts o contratos inteligentes son unas instrucciones especiales que se almacenan en una blockchain que pueden auto ejecutar acciones basadas en una serie de parámetros o programas, todo ello de forma inmutable, descentralizada, transparente y segura.

Así, una vez creado el smart contract no puede ser modificado de nuevo, es decir, nadie puede modificar ni cambiar las normas o acuerdos dispuestos anteriormente entre las partes involucradas. Además, ese contrato deberá ser validado en la red, por lo que una sola persona no pueda mandar sobre el resto ni actuar por su cuenta.

Los smart contract son como un contrato civil, pero a diferencia de éstos últimos son completamente digitales, es decir, definen la interacción que se va a realizar entre las partes involucradas, pero sin la necesidad de intermediarios, como abogados y notarios. En definitiva, un smart contract es realmente un pequeño programa o código informático que se encuentra almacenado dentro de la blockchain o cadena de bloques y permite el cumplimiento de dicho contrato de forma automática con la finalidad de reducir procesos, y economizar costes.

Estos contratos inteligentes son capaces de ejecutarse y hacerse cumplir por sí mismos y no están sujetos a la interpretación de algunas de las partes, pues se basan en códigos informáticos llamados “scripts” que no se pueden cambiar o modificar una vez establecidos debido a la naturaleza de la tecnología blockchain.

Además, este tipo de contratos pueden ser creados tanto por personas físicas o jurídicas, pero también por programas o maquinas que funcionan de manera autónoma de forma que tienen total validez sin depender de las autoridades. Además, al estar basados en tecnología blockchain, los smart contract son distribuidos en miles de ordenadores evitando la centralización, la burocracia, la censura y otros aspectos implícitos en los contratos convencionales.

La relación entre el Bitcoin y los smart contract 

En la actualidad, el Bitcoin cuenta con algunos smart contract ya creados que se ejecutan por defecto y de manera transparente para el usuario, permitiendo la interacción de varias partes sin confianza, pero ¿dónde los podemos encontrar?

  • En contratos de compraventa de mercaderías que funcionan a través de las empresas de mercaderías.
  • En los bancos, los cuales pueden ofrecer préstamos o pagos automáticos
  • Las compañías de seguros para procesar reclamaciones
  • Las llamadas “smart-property” conformadas por propiedades de automóviles, teléfonos, casas o elementos físicos no controlados a través de una blockchain.
  • En las herencias, permitiendo la asignación automática de los activos tras el fallecimiento de una persona.
  • En las industrias de los seguros y las pólizas

¿Qué sucede con los Smart contract mal programados?

Los Smart contract que siempre actúan igual, son los más seguros, y únicamente fallan cuando están mal programados. Estos contratos pueden gestionar dinero de manera eficiente, pero requieren de una correcta programación. Por ejemplo, si están mal escritos podrían tener fallos de seguridad que generarían errores de ejecución o comportamientos inesperados, hasta incluso la pérdida del dinero.

En definitiva, aunque a día de hoy estos conceptos son desconocidos y no muy habituales van a suponer el futuro de digitalización contractual, aunque si bien es cierto, se requiere del avance en el desarrollo de este tipo de contratos para un mejor funcionamiento con la finalidad de evitar vernos inmersos en una gran inseguridad jurídica.

También puedes escuchar nuestras noticias en nuestro canal de iVoox:

También te puede interesar: