El Legaltech aplicado al Derecho Procesal

El Legaltech es sin duda una de las novedades más disruptivas del sector legal y empresarial, que ha llegado rompiendo con muchos de los esquemas clásicos y con muchas de las viejas formas de trabajar para proponer soluciones mejores, más rápidas y más baratas.

Y es que precisamente el Legaltech no tiene que parecer un concepto lejano o difícil de entender y/o aplicar, ya que es el uso de la tecnología aplicada a dar soluciones legales. Muchas veces, de hecho, se usan herramientas tecnológicas que originariamente no fueron pensadas para ser aplicadas al sector legal, pero que han demostrado ser un valioso aliado en diferentes procedimientos ante las cada vez más diversas necesidades probatorias.

Precisamente, hoy vamos a hablar de una herramienta llamada Way Back Machine, que funciona como un archivo de Internet. Esta aplicación lleva desde 1996 almacenando más de 333 billones de páginas webs y sus diferentes versiones temporales. Esto lo hace gracias a una organización sin ánimo de lucro, denominada Internet Archive, que es la que soporta la enorme cantidad de recursos que necesita esta iniciativa para poder mantener el servicio que presta.

Y es que precisamente esta herramienta sirve para conocer el contenido de una página web, con sus imágenes incluidas, en un momento temporal concreto desde su creación. Facilita así, por ejemplo, el conocimiento de si un producto ha sido borrado de una web, si un mensaje ha sido modificado o, en definitiva, si la versión actual corresponde con el histórico de la página.

Esto tiene amplias vertientes probatorias, como han venido reconociendo diferentes tribunales españoles y europeos dónde los actores de los procedimientos intentaron hacer valer sus pretensiones basando parte de su carga probatoria precisamente en esta herramienta. Encontramos, en este sentido, las sentencias de la Audiencia Provincial de Barcelona, en Sentencia de 12 de marzo de 2018 o la sentencia de fecha 31 de mayo de 2019, de la Audiencia Provincial de Zaragoza, así como en la Resolución T286/10, de la Cámara de Recursos de la Oficina Europea de Patentes, donde se admite la plena admisibilidad de esta prueba en los diferentes procedimientos de los que derivan.

Pero ¿cómo se aportan en un procedimiento judicial español?

Son varios preceptos de la Ley de Enjuiciamiento Civil los que tenemos que tener en cuenta a la hora de usar el Legaltech de esta manera concreta. Los primeros de ellos son los artículos 299.2 y 299.3, que recogen lo siguiente:

2. También se admitirán, conforme a lo dispuesto en esta Ley, los medios de reproducción de la palabra, el sonido y la imagen, así como los instrumentos que permiten archivar y conocer o reproducir palabras, datos, cifras y operaciones matemáticas llevadas a cabo con fines contables o de otra clase, relevantes para el proceso.

3. Cuando por cualquier otro medio no expresamente previsto en los apartados anteriores de este artículo pudiera obtenerse certeza sobre hechos relevantes, el tribunal, a instancia de parte, lo admitirá como prueba, adoptando las medidas que en cada caso resulten necesarias.

De igual manera, hay que traer a colación el artículo 326 de la LEC, que establece los límites y la extensión de la fuerza probatoria de los documentos privados.

En todos los procedimientos anteriormente señalados, la validez de los certificados emitidos por The Way Back Machine ha sido plena, sin embargo, hay dos matices que pueden hacerlo más completo y dificultar su impugnación.

El primero es la posibilidad de solicitar una ratificación de la certificación por parte del administrador de The Way Back Machine a través de una declaración jurada dónde se recojan los extremos del contenido de la prueba a aportar. El segundo, es la posibilidad de realizar todo el procedimiento de comprobación de The Way Back Machine delante de un Notario que levante acta de lo realizado y de fe pública del procedimiento de obtención de la prueba y de su contenido.

Incorporar alguna de estas dos alternativas sería una opción muy precavida y conservadora a la hora de usar esta herramienta del Legaltech en un procedimiento judicial, pero que sin duda la debería hacer perfectamente válida y legítima para cualquier tipo de causa en la que estemos trabajando.

Es responsabilidad de los abogados y de los diferentes actores del sector legal estar al día con las novedades tecnológicas, para ir incorporando poco a poco a nuestra práctica aquellos beneficios que el Legaltech puede acarrear, repercutiendo así en un Derecho más ágil, práctico y seguro.

También puedes escuchar nuestras noticias en nuestro canal de iVoox:

También te puede interesar:

¿Necesitas ayuda?Nosotros te llamamos

Déjanos tu teléfono o correo electrónico y nosotros nos ponemos en contacto contigo en menos de 24h.