Claves para pagar menos en el Impuesto de Sociedades

El Impuesto de Sociedades es un tributo que grava la renta total de las personas y de las empresas. Es el único impuesto que se mantiene por debajo de los de los niveles anteriores a la crisis económica. ¿Se puede ahorrar a la hora de pagar el Impuesto de Sociedades?

Es una pregunta que todos nos planteamos y sí, se puede. Gracias a la economía de opción las personas podemos cumplir las normas tributarias en función de nuestros intereses particulares. Existen pequeños trucos que podemos utilizar para beneficiarnos. Como se trata de algo legal, no caeríamos en fraude de la Ley Tributaria ya que el sujeto simplemente opta por el ahorro fiscal. Se trata de utilizar las leyes de la manera más beneficiosa para cada uno.

Algunas de las estrategias que puedes utilizar para economizar en el pago del Impuesto de Sociedades son:

1. Amortiza los bienes de tu empresa:

Es la inversión que hace una empresa a la hora de comprar un bien mueble o inmueble que utilizan como instrumento de trabajo por un periodo superior a un año. Ese bien con el paso del tiempo se deteriora y por tanto, pierde valor. Por esta razón estos gastos se pueden deducir.

Algunas de las estrategias que puedes utilizar para economizar en el pago del Impuesto de Sociedades son:

2. La deducción de las pérdidas por deterioro del valor de los elementos patrimoniales:

Si eres una empresa de reducida dimensión puedes deducir las pérdidas por deterioro de tus créditos. Esto ocurre en el momento en que se produce una pérdida del valor de un mueble o inmueble si su valor contable supera su importe recuperable.
Son deducibles las pérdidas por deterioro de los créditos que derivan de las posibles insolvencias de los deudores. Estas pérdidas son deducibles siempre y cuando:

  • Transcurra el plazo de seis meses desde el vencimiento de la obligación.
  • Que el deudor esté declarado en situación de concurso.
  • Que el deudor esté procesado por el delito de alzamiento de bienes.
  • Que las obligaciones hayan sido reclamadas judicialmente o sean objeto de un litigio judicial o procedimiento arbitral de cuya solución dependa su cobro.

3. Dedúcete los gastos por atenciones a clientes y proveedores:

Es natural que las empresas hagan regalos a sus clientes, sobre todo cuando son fechas señaladas como es Navidad. Esto se considera un gasto fiscalmente deducible siempre y cuando no excedan del 1% el importe neto de la cifra de negocios.

4. Leasing

Se trata de un sistema de arrendamiento de bienes de equipo mediante un contrato en el que se prevé la opción de compra. Se trata de una buena opción para arriesgarse sin miedo, ya que libera al usuario de la financiación de su decisión de invertir. Este tipo de contrato otorga mayores ventajas fiscales. Permite a la empresa financiar al 100% la adquisición de bienes de equipo, sin quedar vinculados a estos bienes cuando estos estén anticuados.

5. Compensar las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores:

Se permite la compensación ilimitada en el tiempo. Si la base imponible negativa supera un millón de euros podrás compensar hasta el 60 % de la base imponible previa.
Por otro lado, si la base imponible negativa es inferior al millón de euros puedes compensar el 100%.

6. Si generas empleo, consigues deducciones:

Todas las empresas que contraten a su primer trabajador haciéndole un contrato indefinido, podrán deducirse de la cuota íntegra 3.000 euros. Si se trata de un contrato a tiempo parcial, la deducción se aplica de forma proporcional a la jornada pactada en el contrato.

En el caso de las empresas que cuenten con una plantilla inferior a cincuenta trabajadores, pueden deducirse de la cuota íntegra el 50% del menor de los siguientes importes:

  • El importe de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación.
  • El importe correspondiente a 12 mensualidades de la prestación por desempleo que tuviera reconocida.

Las empresas que contraten a trabajadores con discapacidad pueden deducirse hasta 12.000 euros.

7. Apuesta por la innovación y las nuevas tecnologías:

Todas las empresas que apuesten por la investigación y desarrollo e innovación tecnológica, pueden deducirse esos gastos.

Si necesitas un fiscal experto en el Impuesto de Sociedades, acude a LABE Abogados donde te proporcionaremos un trato exclusivo que se ajuste a ti. Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO