La resiliencia de las franquicias

El cierre del año 2020 y, con ello, el inevitable análisis del impacto económico de la pandemia en el sector empresarial, ha arrojado mejores resultados en el desarrollo de la actividad de las franquicias respecto del resto del tejido empresarial. A falta de datos estadísticos para el periodo total, grupos como EROSKI, MINISO o GM Food, que cerró 2020 con la apertura de 95 nuevos supermercados franquiciados, reportan en positivo.

Debido a la mejor resiliencia de este modelo de negocio y al creciente interés en las franquicias, desde LABE Abogados resolvemos algunas dudas sobre aspectos fundamentales a tener en cuenta tanto si te estás planteando franquiciar tu negocio como si quieres emprender como franquiciado en 2021.

¿Por qué las franquicias están afrontando mejor la crisis actual?

La franquicia surgió de la puesta en común de esfuerzos de emprendedores independientes para afrontar mejor una situación de crisis. Surgidas y basadas en el apoyo en el ámbito comercial, se han adaptado mejor a esta situación que requería de unión.

La condonación de cuotas de royalties, la aplicación de descuentos, o la aplicación de condiciones más ventajosas para el franquiciado, para así también salvaguardar los intereses de la compañía, son algunas de las medidas tomadas por los franquiciadores. De igual manera, los grupos han invertido y reforzado el sistema de asesoramiento y soporte para franquiciados, resolviendo dudas y diseñando planes de acción para la gestión de la crisis.

Por ejemplo, el Grupo Restalia (100 Montaditos, La Sureña, TGB The Good Burger, entre otras) comenzó el apoyo a sus franquiciados con una bonificación del 100% del royalty. En esa misma línea, acaban de lanzar un nuevo paquete de medidas incluyendo aspectos publicitarios, y ofreciendo mejores condiciones de pago con los proveedores esenciales ante la reapertura de establecimientos, entre otros.

¿Qué ventajas tiene el modelo de franquicia frente a otros?

El sistema de franquicias reduce, en líneas generales, los riesgos tanto para el franquiciador como para el franquiciado, generando resultados económicos más estables.

Entre algunos de los atractivos para el franquiciador, se presenta una oportunidad ideal de crecimiento del negocio sin invertir patrimonio propio y sin necesidad de gestionar de forma directa la actividad del negocio franquiciado. Igualmente, adoptar el modelo de franquicia en un negocio mejorará el posicionamiento y la imagen de la marca para beneficio del franquiciador, al igual que hará disminuir los esfuerzos en marketing para los franquiciados.

Para el franquiciado, si bien se exige un mayor desembolso, los riesgos de la inversión se minimizan, ya que se cuenta con la experiencia (el know-how) del franquiciador, y con el reconocimiento y la confianza de la marca. El know-how facilita la gestión del negocio al nuevo emprendedor franquiciado, ya que contará con metodologías y sistemas de gestión ya protocolizados y probados exitosamente.

Por último, en líneas generales el nivel de litigiosidad es menor. Según estudios de la A.E.F., a finales de 2019, el modelo presentaba un porcentaje de litigiosidad del 0,09% entre franquiciadores y franquiciados.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de emprender en el sector en la situación actual?

En primer lugar, resulta indispensable a la hora de franquiciar un negocio o convertirse en franquiciado contar con asesoramiento legal integral, en especial en lo relacionado con el marco regulatorio de las franquicias y con las responsabilidades que implica la asunción del modelo de franquicia, tanto en lo relativo a las obligaciones que se asumen tanto como franquiciador como en calidad de franquiciado.

Lo anterior será esencial para consolidar el negocio en el marco del modelo de franquicia, que regulará por el precontrato y el contrato de franquicia. Este contrato de franquicias debe contar con algunos elementos esenciales como son la definición de lo modelo exitoso de negocio; la marca; y el know-how.

El contrato deberá definir de forma clara las obligaciones de las partes y las consecuencias jurídicas relacionadas con el fin de la relación entre franquiciador y franquiciado. En especial, en estos días, se hace relevante definir igualmente las obligaciones en materia de incumplimiento de las obligaciones asumidas durante la relación contractual. Por ejemplo, en materia de incumplimiento en el pago de royalties.

Resulta igualmente esencial en la actualidad prestar atención a la definición de las situaciones de fuerza mayor y las consecuencias que acarrea su consideración.

En conclusión, en los tiempos tan difíciles afrontados en el pasado año las franquicias han demostrado, como venían haciendo, su resistencia para continuar erigiéndose como uno de los principales atractivos del entorno comercial nacional.

LABE Abogados cuenta con un espacio íntegramente dedicado a la aportación de soluciones en el sector de las franquicias, por lo que si necesitas asesoramiento experto ponte en contacto con nosotros. Desde LABE Abogados estudiamos con detenimiento el modelo de negocio y ofrecemos servicios integrales y permanentes tanto para franquiciadores como para franquiciados, desde la primera etapa, con la definición del modelo, el Know-how, y el marco contractual, hasta la promoción de la propia franquicia, pasando por la mediación ante conflictos entre partes o el asesoramiento para la internacionalización de franquicias.

También te puede interesar: