Litigiosidad y nueva normalidad en el sector franquicias

Sara Rodríguez

Abogada Asociada

Al cierre de 2019 existían en España 1.381 franquicias, con una facturación de 26.154,3 millones de euros (un descenso del 5,9% respecto a 2018), primando los sectores de la alimentación y de la hostelería y restauración entre ellas, sector este último especialmente afectado por la crisis sanitaria. Así, aún tratándose de un sector que ha experimentado un crecimiento de cerca del 40% en los últimos 10 años, se presumía el impacto de la pandemia. 

La última edición del Observatorio de Jurisprudencia de la Franquicias en España de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), además de aportar interesantes datos sobre el sector y su evolución, ha arrojado luz en materia de franquicias y su litigiosidad en la “nueva normalidad”.

Un sector que empleaba a 294.231 trabajadores a finales de 2019, presenta un nivel de litigiosidad reducido, con registros que representan un porcentaje de litigiosidad del 0,09% entre franquiciadores y franquiciados, según el último estudio. En dicho marco, aproximadamente un 68% de los pronunciamientos fueron favorables al franquiciador.

Los sectores más conflictivos, según el estudio, son los enmarcados en la hostelería y restauración y en la moda.

Respecto del número de litigios, el presidente del Comité de Expertos Jurídicos de la Franquicia, Jordi Ruiz de Villa, afirma que el 5% de los locales tienen algún tipo de conflicto en determinados momentos, pero “siempre se trata de buscar, salvo en temas graves, una solución negociada que no genere problemas en la propia cadena de establecimientos”.

El estudio muestra que las principales razones que fundamentan la conflictividad en el sector están relacionadas con la nulidad de contrato de franquicia por “vicios en el consentimiento del franquiciado” o por “falta de objeto” del mismo, las resoluciones de contrato de franquicias por impago de royalties o cánones de publicidad por parte del franquiciado o por vulneración de cláusulas de no competencia post-contractual.

Para continuar con la tendencia a la baja y evitar la judicialización de conflictos, desde la AEF se recomienda la sustitución de un franquiciado por otro ante la voluntad de resolución de un franquiciado, con objetivo de evitar problemas en la cadena. Así, como se concluye en el estudio “se trata de evitar un pleito y de que ese empresario no se arruine y el nuevo franquiciado levante la tienda. En otras ocasiones se trata de cambiar de ubicación el local para que genere más ventas. Es fundamental tener en cuentas estos factores para que la experiencia en la franquicia sea positiva”.

En relación al impacto de la crisis sanitaria, aunque se prevé el cierre de numerosos establecimientos, debido a “la caída del turismo” y a la “transformación digital” de los negocios, lo cierto es que en los últimos meses hemos podido seguir y asesorar a marcas en procedimientos de concesión de ayudas y apoyo a sus franquiciados a través, por ejemplo, de la devolución de cuotas, la aplicación de descuentos, la gestión de servicios de consultoría o la aplicación de condiciones más ventajosas para el franquiciado para salvaguardar los intereses de la compañía.

Solo la evolución de la crisis sanitaria que todavía azota al país, y la capacidad de adaptación y negociación de las franquicias, confirmarán la tendencia solidaria de las marcas o supondrán un ascenso en la litigiosidad de las franquicias.

En LABE contamos con un grupo de expertos en el crecimiento y buen funcionamiento de franquicias, para asesorarte en la redacción y negociación del contrato de franquicia, su cumplimiento y la batería de obligaciones legales y fiscales.

Igualmente contamos con un equipo de abogados expertos en procesos de negociación extrajudicial para evitar y reducir la litigiosidad y buscar la solución que más te convenga.

También te puede interesar:

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other