La Agencia Tributaria suprime la predeclaración en papel para evitar retrasos