Contratos de Alta Dirección

Abogados especialistas en personal de alta dirección

Abogados laborales en Alta Dirección

Confían en nosotros

Entendemos como personal de alta dirección a aquellos que tienen cargos relacionados con la titularidad juridica de la empresa y sus objetivos, es decir, los empleados que tienen una responsabilidad general sobre la organización y que definen los objetivos a largo plazo y sus estrategias, por lo que se convierten en responsables de los resultados.

Los contratos de alta dirección están regulados por ley, ya que suponene una relación mercantil y no laboral a diferencia de caulquier contrato común. Por lo que entre sus características más significativas podemos distinguir las siguientes:

  • Tienen poder dentro del núcleo organizativo de la empresa.
  • Poseen autonomía y responsabilidad total de sus actos.

Cabe destacar que la relación laboral de un Alto Directivo con la empresa se considera por cuenta ajena debido ya que se le confia la toma de decisiones estrátegicas de la entidad y su extinción por parte de la empresa puede llevarse a cabo sin necesidad de tener algún motivo.

Un Alto Directivo es el trabajador que con autonomía plena y bajo una responsabilidad directa tienen poderes inherentes a la titularidad jurídica de la compañía y a la obtención de sus objetivos.

Además, sus funciones solo están limitadas por las instrucciones que vienen directamente de órganos superiores de gobierno y de la administración empresarial.

Despacho de abogados laboralistas en Madrid

En nuestro despacho de abogados contamos con abogados especialistas dedicados en exclusiva a la práctica del Derecho Laboral que te prestarán asesoramiento completo en todo lo que necesites saber o conocer sobre contratos de alta dirección y cargos directivos. Te informaremos de todos tus derechos y obligaciones, aconsejándote sobre la forma más adecuada de proceder en cada caso.

Puedes ponerte en contacto con nosotros en nuestra oficina de Madrid o llamarnos por teléfono y te pondremos en contacto con uno de nuestros abogados especialistas en despidos en el número 913 14 90 16 en horario de 9 a 19, orientándote en los pasos a seguir para tu caso en concreto.

Características del personal de alta dirección

Las características más significativas de los empleados de alta dirección son las siguientes:

  • Existe confianza recíproca en la relación laboral de ambas partes.
  • Tienen total autonomía.
  • Poseen responsabilidades inherentes a la titularidad jurídica de la entidad y a sus objetivos, obteniendo poder en la toma de decisiones.
  • Su actividad está bajo los criterios de los órganos superiores de gobierno de la compañía.
  • Tiene una protección especial recogida por ley en España.
  • No forman parte del órgano de administración y se rigen solamente por relaciones mercantiles o societarias.
  • Son responsables directos de un área y tienen régimen laboral común.

Diferencia entre Alto Directivo y otros cargos de responsabilidad en la empresa

Cuando hablamos de una relación laboral especial de alta dirección y de especial protección, reflejada dentro del ordenamiento jurídico español que se da a los trabajadores del regimen laboral común, esta se limita y por ello, es necesario realizar una interpreteción restrictiva para determinar quien esta dentro de esta relación laboral especial que se regula en el Real Decreto 1382/85.

Para diferenciar entre un ejecutivo de alta dirección y un directivo en régimen laboral común podemos señalar los siguientes:

  • Un empleado de alta dirección puede ser un Consejero Delegado de una sociedad mercantil, el cual tiene potestad en cuanto a los objetivos general de la compañía y por tanto, su relación laboral es de carácter especial.

  • Un trabajador que tiene funciones directivas dentro de un área concreta de actividad y al que se le aplica el régimen laboral común, es por ejemplo, un Director Financiero. Además, este tiene una relación exclusivamente de carácter mercantil o societario.

¿Qué rige la relación laboral especial de alta dirección?

Como hemos señalado anteriormente, la relación laboral de un alto directivo es especial, por ello no se rige propiamente por el Estatuto de los Trabajadores.

Por ende, a este tipo de relación se le aplican los siguientes derechos y obligaciones:

  1. En el pacto entre las partes del contrato, sujeto al RD 1382/85, donde se regula la relación laboral especial del personal de Alta Dirección y del resto de normas de aplicación.

  2. En aquello que no está previsto dentro del contrato, la legislación civil y mercantil.

  3. En los casos en los que se da una remisión dentro del contrato o en el RD, la legislación laboral común y en concreto en el Estatuto de los Trabajadores.

Relación laboral de carácter especial y normativa de aplicación

Dentro del Estatuto de los Trabajadores, se señala que la relación laboral de carácter especial es una relación donde se mezcla la relación laboral ordinaria de cuenta ajena pero con particularidades diferentes.

Además, se regulan por la voluntad de ambas partes, tanto del empleado como de la empresa y están sujetos a estos RD:

  • Real Decreto 1382/1985, de 1 de agosto, en el que se establece la relación laboral de carácter especial del personal de Alta Dirección.

  • Real Decreto 451/2012, de 5 de marzo, donde se regula el régimen retributivo de los altos cargos/responsables y directivos del sector público empresarial y otras instituciones y cuya Disposición Final Primera aumenta el ámbito de aplicación del RD 1382/1985 a los máximos responsables y directivos de las entidades públicas estatales que no estén bajo una relación mercantil.

En definitiva, el Estatuto de los Trabajadores no actúa como norma supletoria, si no que se aplica solo a aquellos en los que se haga remisión expresa o se indique por acuerdo en el contrato de trabajo.

Marco legal del personal de alta dirección

En los contratos de Alta Dirección se regula una estrecha relación de confianza entre el empresario y el director de la compañía, y tienen una autonomía de negociación entre las partes implicadas.

Por otro lado, cabe resaltar las exigencias legales de estos contratos que hacen que un directivo obtenga un contrato de trabajo regulado por la noramtiva en el que se ejercen los poderes inherentes a la titularidad jurídica de la emprea por parte del trabajador de alta dirección. La normativa de los contratos de Alta Dirección son:

  • El Real Decreto Ley 3/2012 de medidas irgentes para la reforma del mercado laboral.
  • La Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.
  • El Código Civil y de Comercio, para lo no regulado por el Real Decreto 1382/1985.

En el artículo 1º.2 del Real Decreto 1382/1985  recoge que un trabajador de Alta Dirección se considera a aquella persona viene recogido que se considera trabajador de Alta Dirección a los empleados que ejercen poderes inherentes a la titularidad jurídica de la empresa y sobre sus objetivos generales de manera autónoma y responsable. Pero, estos siempre están limitados por los criterios e instrucciones de cargos superiores.

Se considerarán relaciones laborales de carácter especial al personal de alta dirección que no esten incluidos en el artículo 1.3.c del Estatuto de los Trabajadores en el que se indica que la actividad se limita tan solo al despempeño del puesto de consejero o miembro de los órganos de administración en la compañía que revistan la forma jurídica de sociedad y cuando su actividad dentro de la empresa solo «comporte la realización de cometidos inherentes al cargo».

El contrato de trabajo del personal de alta dirección

Una de las particularidades que recoge este tipo de contratos de Alta Dirección es su cláusula de blindaje donde aparecen las causas, efectos e indmennizaciones que deriben de la extinción de este contrato. Ademas, se puede contemplar que el trabajador pase a ser un Alto Directivo de la empresa.

En LABE contamos con un equipo de Abogados y Asesores altamente cualificados para la realización de este tipo de contratos y quienes los realizarán de forma personalizada dependiendo del trabajador o empresa, así como las objetivos de la entidad.

Es necesario llevar a cabo un contrato de alta dirección cuando el trabajador directivo tiene que ejercer los poderes inherentes a la titularidad jurídica de la empresa.

El contrato de Alta Dirección se tiene que formalizar siempre por escrito o en su defecto (art. 8.1 del Estatuto de los Trabajadores) si el trabajador presta el servicio por cuenta ajena y dentro de una empresa a la que no pertenece recibe a cambio una retribución del propietario. Por tanto, el contrato debe tener unos mínimos, que son los siguientes:

  • Identificación de las partes.

  • El objeto del contrato.

  • La retribución convenida con las partidas especificadas, ya sean en metálico o en especie.

  • La duración del contrato: si no se establece plazo se da por entendido que es indefinido.

  • La jornada, horarios, fiestas, permisos y vacaciones.

  • Periodo de prueba: no debe superar los 9 meses si es de duración indefinida y cuando se termine ese periodo si no hay desistiemiento por ninguna de las parte queda vigente.

  • Faltas y sanciones: prescriben a los doce meses desde su comisión o desde que el empresario tenga conocimiento de ellas.

  • Derechos de presentación: el trabajador con contrato de alta dirección no participa como elector ni puede ser elegido en los órganos de representación.

Diferencias con la relación laboral común

La relación laboral común y la relación laboral de alta dirección se diferencian principalmente en la extinción del contrato, que puede realizarse por:

  • Por voluntad del empresario: por desistimiento sin necesidad de alegar causa, debido a la especial confianza que hay entre el alto directivo y la empresa. También, puede extinguirse por incumplimiento grave y culpable del trabajador.

  • Por voluntad del trabajador: por dimisión sin necesidad de alegar causas o por decisión en una «justa causa» establecidas en el Art. 10.3 del Real Decreto 1382/85 que puede ser por falta de pago o retraso del salario, sicesión de empresa, modificaciones importantes en las condiciones de trabajo u otro tipo de incumplimiento grave.

  • Por causas recogidas en el Estatuto de los Trabajadores: entre las que se encuentra el fin del periodo pactado en el contrato, por mutuo acuerdo entre las partes, causa de fuerza mayo, muerte o jubilación de alto directivo o del empresario, y por la extinción individual o colectiva por causas objetivas.

Pacto de exclusividad

El trabajador con contrato de alta dirección no puede tener contratos de trabajo con otras compañías a no ser que este autorizado por el empresario o así se indique en el contrato de trabajo.

Por ende, se puede estar contratado por otra empresa cuando esta vinculación sea pública y autorizada por el empresario,  y si no se excluye de forma expresa en el propio contrato.

Pacto de no concurrencia

El pacto de no concurrencia de un contrato de personal de alta dirección puede incluirse tras la extinción de contrato de trabajo, pero siempre tiene que durar menos de 2 años y solo es valido si se concurren los siguientes aspectos:

  • El empresario tiene un efectivo interés industrial o comercial en ello.

  • Satisface al alto directivo mediantes una compensación económica acorde.

Pacto de permanencia

Dentro del contrato puede aparecer una cláusula donde se indique que el personal de alta dirección que haya recibido la especialización o capacitación a cargo de la empresa, y este abandona la compañía antes de los establecido, debe pagar a la empresa una indemnización por daños y perjuicios.

LOS MEJORES ABOGADOS LABORALES EN CONTRATOS DE ALTA DIRECCIÓN

Le ayudaremos en todo lo que necesite.

Extinción de la relación laboral

Uno de los rasgos característicos de la relación laboral de alta dirección es que el empresario puede extingir la relación laboral con el trabajador sin necesidad de una causa, y esto es una de las diferencias más significativas entre la relación laboral de alta dirección y la relación laboral común.

El contrato laboral de un directivo puede terminarse por desistimiento de este y bajo preaviso de mínimo tres meses. Pero, este preaviso puede ser de hasta seis meses, si así lo reflejan por escrito en los contratos de más de cinco años o indefinidos. Además, también se puede extinguir por voluntad del empresario con el mismo plazo de tiempo.

Otro modo, de extinción de contrato laboral de alta dirección es por causas que ser reunen en el régimes general de los despidos.

Extinción de contratos de alta dirección por desistimiento

La relación laboral de un trabajador puede extinguirse por parte del empresario sin necesidad de alegar la causa y esto es una de las principales diferencias con las relaciones laborales comunes.

Además, la extinción de contratos de alta dirección por desistimiento tiene determinados requisitos diferenciadores:

  • El cese de la actividad del trabajador tiene que ser comunicado por escrito y con un preaviso de 3 meses mínimo en el caso de que no se haya especificado otra cosa en el contrato. En el caso de que no se conceda este preaviso, se debe abonar el equivalente a los días de preaviso no respetados.

  • La indemnización que percibe el alto directivo puede estar reflejada en el contrato y puede variar en ser superior o inferior a la legal. Pero, si no hay nada estipulado, el RD 1382/85 indica que la indemnización debe ser de 7 días de salario por año trabajado con el límite de 6 mensualidades.

Extinción de contratos de alta dirección por despido

El empresario también puede extinguir la relación laboral a través de un despido, y en concreto en este apartado vamos a centrarnos en el despido disciplinario, ya que si la extinción del mismo es por causas objetivas, es decir, económicas, técnicas u organizativas, el alto directivo puede recibir la indemnización prevista o pactada  y no la cuantía superior que se haya establecido en el contrato a consecuencia del desistimiento empresarial.

Por ello, hablamos de despido disciplinario cuando la extinción del contrato de trabajo se debe a un incumplimiento grave y culpable por parte del trabajador, el cual se notifica como las relaciones laborales ordinarias y el plazo de notificación para impugnar el despido por parte del alto directivo es el mismo, viente días.

Por otro lado, una de las diferencias importantes es la relacionada con los plazos de prescripción de las faltas, que son doce meses desde su comisión o desde que el empresario tenga conocimiento de las mismas, sin importar el tipo de falta. Sin olvidar, la indemnización que percibe el trabajador en caso de improcedencia, que es igual a veinte días de salario por año de servicio y con un máximo de doce mensualidades, a menos de que se indicase otra cosa en el contrato.

Además, dentro de los despidos disciplinarios podemos distinguir estos tipos:

  • Procedentes: cuando el trabajador acepta el incumplimiento que alega la empresa y no hay derecho a indemnización.

  • Improcedente: cuando el trabajador no entiendo lo acreditado como incumplimiento por la empresa o por defectos de forma.

  • Nulo: si se considera que el despido vulnera los derechos fundamentales del trabajador protegidos constitucionalmente y tiene algún aspecto discriminatorios prohibidos por ley. Al igual que en los casos en los que trae consecuencias en el embarazo y/o maternidad.

En los dos últimos casos, es decir, en el improcedente y nulo, la ley permite que ambas partes lleguen a un consenso en el que podrán elegir entre la readmisión o pago de indemnización que será de 20 días por año con un máximo de 12 de mensualidades a no ser que aparezca señalado otra cosa en el contrato y sin salario de tramitación.

Voluntad del alto directivo

El directivo que quiere extinguir la relación laboral tiene que avisar con tres meses de antelación como mínimo. Pero, este periodo puede aumentar hasta seis meses si así consta por escrito en el contrato de duración superior a cinco años o indefinida.

Además, si se incumple este periodo de preaviso, el empresario puede pedir al directivo una indemnización igual al salario que le corresponderia de periodo de preaviso incumplido.

Por otro lado, el alto directivo tiene derecho a indemnización por la extinción del contrato por los siguientes motivos:

  • Modificaciones importantes en las condiciones de trabajo que afecten y creen un perjuicio en su formación profesional.

  • Falta o retraso continuo en el pago del salario pactado.

  • Incumplimientos graves de susu obligaciones contractuales por parte del empresario, a no ser que los presupuestos sean por causas justificadas.

  • Sucesión empresarial o cambio importante en la titularidad de la entidad y que este cause un efecto de renovación en los órganos superirores o en el contenido de la actividad principal de la empresa.

Extinción por voluntad del personal

Extinción basada en justa causa

La extinción de contrato por causa justificada concede al alto directivo la capacidad de poder extinguir la relación laboral con indemnización, según la literalidad de la ley. Pero, jurisprudencialmente se rige igual que la relación laboral ordinaria, es decir, es indiscutible que recaiga una resolución judicial en la que se declare la relación laboral como extinguida y, ademas, se exige que el alto directivo siga en su puesto hasta que haya una resolución firme.

Por lo que esta resolución, fundada en una justa causa, otorga el derecho del alto directivo a percibir una indemnización de siete días por año trabajado y con un máximo de seis mensualidades.

Dimisión

Cuando un alto directivo dimite da paso a la resolución por propia voluntad del empleado, sin que tenga necesidad de alegar algún tipo de causa (Artículo 10 del RD 1382/1985). Su deber como trabajador es el de conceder un preaviso mínimo de tres meses o seis, según se indique en el contato por escrito en los de duración indefinida o superiores a 5 años. Además, la falta de preaviso, da derecho a la empresa a reclamar una indemnización equivalente al salario del periodo de aviso no respetado.

Por otro lado, cabe indicar que la dimisión de un alto directivo no da derecho a indemnización y la empresa puede reclamar daños y perjuicios si la empresa ha invertido en la formación del empleado y este dimite antes del periodo de tiempo indicado en el contrato.

Las causas por extinción del contrato de trabajo por parte del alto directivo pueden ser:

  • Desistimiento del trabajador: con un preaviso de 3 meses mínimo o de 6 meses si así consta en el contrato. Si este preaviso se incumple el trabajador deberá pagar una indemnización al empleado.

  • Dimisión: en este tipo de extinción de la relación laboral no hace falta alegar causas.

  • Incumplimiento del contrato por parte del empresario: no hace falta preavisar.

  • Modificaciones de las condiciones de trabajo, falta de pago u otros tipos de incumplimiento de contrato: aquí el alto directivo puede extinguir el contrato por voluntad del empresario y exigir indemnización.

La extinción del contrato de trabajo puede extinguirse por desistimiento del empresario e indicado por escrito, con preaviso igual de 3 meses o 6, igual que en el caso contrario. En el caso de que el preaviso no se cumpla, el alto directivo tiene derecho a percibir indemenización igual que el salario que correspondería a la duración del periodo incumplido. Cabe indicar, que esta falta de preaviso es compatible con la indemnización en el caso de que el despido sea improcedente, tal y cómo determinó el Tribunal Supremo en la Sentencia de 11 de mayo de 2021.

También, el empresario puede extinguir el contrato por incumplimiento grave y culpable del alto directivo, y por lo tanto se convierte en despido disciplinario, según el Estatuto de los Trabajadores.

Extinción del contrato de trabajo por voluntad del empleador

El empresario puede extinguir el contrato de un alto directivo cuando acometa alguna de estas causas, según se recoge en el artículo 11 del RD 1382/1985:

  • Desistimiento del empresario: no es necesario alegar causas, pero debe ser comunicado por escrito y con preaviso. Además, si no hay pactada ninguna indemnización, el alto directivo puede exigir 7 días de salario en metálico por cada año trabajado y con un límite de 6 mensualidades. Por otro lado, si se incumple el preaciso, la indemnización que le corresponde es igual al salario que le corresponderia al tiempo que no se a cumplido.

  • Incumplimiento grave y culpable del alto directivo: este se corresponde al despido recogido en el artículo 55 del Estatuto de Trabajadores y las indemnizaciones. Además, si es declarado improcedente, se tienen que abonar lo indicado en el contrato, y si no hubiera ndad indicado le corresponden 20 días de salario por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. Mientras que, si el despido se declara nulo o improcedente, se tienen que acordar la reincorporación o indemnización por ambas partes.

PONTE EN CONTACTO

Estamos a tu disposición

Somos una firma con más de 30 años de experiencia en servicios legales, para particulares, pymes y grandes empresas.

Contamos con un equipo de abogados, consultores y asesores de reconocida trayectoria profesional que estrá a su plena disposición.

Cuéntanos tu caso:

    ¿Qué opinan nuestros Clientes?

    En nuestra empresa la prioridad es contar con un buen equipo de Abogados y Asesores laborales, y más cuando se trata de altos cargos. Por ello, contactamos con el equipo de LABE quienes nos ayudan a realizar todo tipo de contratos, incluso contratos de Alta Dirección, para poder tener todo al día y adecuadamente. Son grandes profesionales que están siempre a nuestra disposición.

    José Ramón MartínDirector de RRHH

    Gracias a los Abogados de LABE resolvimos un grave problema que tuvimos con la extinción de un contrato del Alto Directivo. Se involucraron en todo momento y consiguieron que nuestra empresa saliera beneficiada, sin necesidad de llegar a juicio.

    Celia GodoyDirectora de personal

    Los Abogados de LABE son grandes profesionales y siempre contamos con sus servicios especializados en Asesoría Laboral. Hace poco tuvimos que modificar unos contratos para personal de alta dirección y con una resolución perfecta e inmediata consiguieron lograr nuestros objetivos y los de nuestro empleados.

    Esteban AguadoResponsable de equipo

    Centro de preferencias de privacidad

    Necessary

    Advertising

    Analytics

    Other