¿Despedir a una embarazada? Conoce primero sus derechos

A la hora de despedir a una embarazada se necesita primero conocer sus derechos en material laboral. En términos generales, el despido de una mujer embarazada es un despido justificado siempre que no tenga nada que ver con su situación del embarazo. Es decir, una mujer embarazada no puede ser despedida por el hecho de su situación, si es así, el despido se consideraría como improcedente o nulo. Una vez resuelta esta duda inicial, se analizarán algunas de las preguntas más frecuentes entorno a los derechos de las mujeres embarazadas en el trabajo.

La especial protección de una mujer embarazada se traduce en que solo puede ser despedida si existe una causa legal para ello. Es decir, si tiene un contrato indefinido se le podrá despedir siempre y cuando exista causa objetiva o disciplinaria. En un despido objetivo, no sólo se tendrá que justificar la causa de despido, sino que también se deben especificar los motivos de la elección de esa trabajadora y no otra.

Por otro lado, si se trata de una mujer embarazada con contrato temporal o formativo, dicho contrato se podrá extinguir cuando finalice la causa temporal del mismo. Aunque, este no puede ser un contrato temporal en fraude de ley. De lo contrario, si no se justifica que la contratación es temporal y dicha causalidad es acorde con el tipo de contrato realizado, la relación será considerada indefinida.

Para verlo mejor ejemplificado en casos en el que el despido es injustificado, y, por lo tanto, improcedente, de una trabajadora embarazada; se analizará la siguiente hipótesis:

Sandra es despedida y está embarazada. Y la empresa justifica dicho despido alegando como motivo “ausencias prolongadas de su puesto de trabajo y bajo rendimiento”. Sin embargo, ella decide demandar a la empresa porque cree que los motivos que expone la empresa para su despido no son ciertos. A raíz de esto, en el juicio se demuestra que estos motivos no son veraces, por lo que, al no haber justificación de despido, y al contar con una protección especial la trabajadora embarazada, la empresa debe readmitirla.

En caso de un despido justificado de una mujer embarazada, el cual sería procedente, supone lo siguiente a modo de ejemplo:

Si la empresa decide despedir a Raquel, empleada que sí que está embarazada, justificando su despido por “las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos”. Esta decide hacer lo mismo que Sandra: reclamar el despido a la empresa alegando que esos motivos no son verdaderos. Sin embargo, a diferencia del caso anterior, en este sí que se demuestra en el juicio que los motivos existen y son reales. Asimismo, la empresa ha demostrado que no existe ningún motivo de discriminación por el hecho de embarazo y ha cumplido con todos los requisitos formales del despido. Es decir, Raquel en este caso será despedida con su correspondiente finiquito por parte de la empresa, a pesar de estar embarazada.

Por lo tanto, las mujeres embarazadas en el trabajo cuentan con una protección especial, aunque eso no significa que no puedan ser despedidas por causas justificadas como cualquier otra empleado de la compañía.

También puedes escuchar nuestras noticias en nuestro canal de iVoox:

También te puede interesar: