Seleccionar página

La Modificación Sustancial de las Condiciones de Trabajo, el posible siguiente paso tras el ERTE

Enrique de los Santos

DIRECTOR ÁREA LABORAL

La pandemia desencadenada por el Covid-19 ha obligado a tomar decisiones drásticas que han afectado al tejido empresarial. El ERTE ha sido una de las figuras más empleadas a la hora de buscar una alternativa para seguir adelante con nuestra empresa en las duras condiciones que nos ha tocado vivir.

Sin embargo, no estamos ante una solución definitiva, sino pasajera, para la cual deberemos buscar una alternativa cuanto antes.

Actualmente nos encontramos con que, de forma inminente, los ERTEs dejarán de ser prorrogados y, por tanto, las empresas empiezan a plantearse la posibilidad de optar por otras medidas laborales para adaptar la nueva situación de sus empleados. Una de las posibles alternativas que cabe plantearse es la figura de la Modificación Sustancial de las Condiciones de Trabajo.

¿En qué consiste básicamente la Modificación Sustancial de las Condiciones del Trabajo?

Se trata de una alteración del contrato de trabajo llevada a cabo por el empleador. Esta modificación transforma aspectos fundamentales de la relación laboral, y, por tanto, habrán de tomarse todas las precauciones para evitar que se produzcan perjuicios al trabajador.

En el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores encontramos la regulación del procedimiento a seguir. En este artículo se nos indica que para que una modificación sea considerada sustancial, deberán darse los siguientes requisitos:

  • Esta modificación deberá estar fundada en razones técnicas, económicas organizativas o de producción.
  • Deberá afectar a las condiciones establecidas en el contrato de trabajo, en acuerdos colectivos o en decisiones unilaterales de la empresa con efectos colectivos.

Del mismo modo, debemos mencionar que, el Estatuto de los Trabajadores, permite modificar entre otras, las siguientes condiciones de trabajo:

  • Jornada de trabajo, horario y distribución del tiempo de trabajo.
  • Régimen de trabajo a turno.
  • Sistema de remuneración y cuantía salarial.
  • Sistema de trabajo y rendimiento.

Teniendo en cuenta la situación actual, la mayoría de las empresas están llevando a cabo modificaciones que afectan a los elementos que acabamos de indicar, alegando fundamentalmente causas de índole económica y productivas derivadas del Covid-19.

Sin embargo, el trabajador podría no estar de acuerdo con esta modificación sustancial que se ha producido en su contrato de trabajo, y es que, tal y como indica la Jurisprudencia del Tribunal Supremo: “Nadie puede ser obligado a trabajar de forma distinta a la pactada en el contrato de trabajo”. Por tanto, dado el caso de que el trabajador se negase a aceptar estas modificaciones, estará en todo su derecho de solicitar que el contrato sea rescindido. Pero, ¿Cuáles son las consecuencias para la empresa?

Si el trabajador no está conforme con dichas modificaciones por considerar que le perjudican gravemente, podrá solicitar la extinción indemnizada del contrato laboral, recibiendo una indemnización de 20 días de salario por año trabajado, aunque dicha indemnización será como máximo la equivalente a 9 meses de salario.

Para solicitar la rescisión del contrato por el trabajador, la jurisprudencia estima un plazo prudente de un año a partir de la notificación de la modificación.

Sin embargo, no toda rescisión de contrato tendrá que ser indemnizada, sino que deberá razonarse y acreditarse el perjuicio provocado por la modificación que será de tal magnitud que le impedirá al trabajador continuar con la relación laboral.

Una vez planteada esta solicitud de rescisión, la empresa debe aceptarla si considera que está debidamente acreditada, o no concederla, en cuyo caso se deberá recurrir a la vía judicial.

Por todo lo anterior, si como empresario, te estás planteando la posibilidad de optar por la Modificación Sustancial de las Condiciones del Trabajo tras el ERTE, será muy importante que se tenga en cuenta, no solo las variaciones económicas que se podrán producir al reestructurar y modificar las condiciones de los empleados, sino también la posible consecuencia económica que puede producirse tras la rescisión indemnizada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

PASEO DE LA CASTELLANA 30, MADRID

CONTACTA

Tfno: +34 91 314 90 16

Fax: +34 91 279 79 13

Email: info@labeabogados.com

NUESTRO HORARIO

Lunes a jueves

De 9:00 a 19:00

Viernes

De 8:00 a 15:00

Copyright © 2022 LABE Abogados y Consultores. Todos los derechos reservados  │ AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES