Seleccionar página

La reestructuración como salvaguardia de continuidad y garantía de competitividad

Ricardo Arranz

DIRECTOR DE OPERACIONES

Entre las causas que pueden llevar al concurso de acreedores o a los expedientes de regulación de empleo se encuentran la insolvencia de la empresa, la existencia de plantillas sobredimensionadas o con deficiente cualificación, y la existencia de recursos productivos infrautilizados.

La empresa debe actuar de forma preventiva y anticipada mediante mecanismos de reestructuración, independientemente de que se encuentre en fase de solvencia ordinaria o se esté aproximando a una situación preconcursal.

Una reestructuración eficaz permite la continuidad y el crecimiento de la empresa, especialmente en el caso de sucesiones de empresas familiares, se afrontan mercados nuevos, o se introducen cambios regulatorios en el sector. Tampoco están exentos de reestructuraciones los proyectos empresariales que cambian de rumbo en fases tempranas, como las startups.

La elaboración de una estrategia de reestructuración se realiza a partir del análisis de la realidad de la empresa. Esto viene definido por los datos de su contabilidad, sus relaciones con clientes y proveedores, la idoneidad de su proceso de producción, su capacidad de comercialización, la dimensión y cualificación de su plantilla, las herramientas de financiación, y los activos inmobiliarios que están a su disposición.

Una vez identificados los puntos clave de la reestructuración, conviene adjudicar un plazo de realización y concretar el grado de profundidad del cambio, pues la urgencia y el alcance en los mismos dependerán de la capacidad económica de la empresa.

En este punto toman especial valor las aportaciones de las distintas áreas de trabajo del despacho, ponderando las medidas a adoptar, y estimando la magnitud de su influencia en los objetivos que se hubieran definido.

La revisión de la estructura empresarial es un ejercicio altamente recomendable porque asegura la liberación de activos innecesarios, la definición de una plantilla alineada con las necesidades reales, y un control de costes eficaz que garantice la permanencia y rentabilidad del cliente.

En ocasiones, la reestructuración alcanza al modelo de negocio, por lo que es importante valerse de las aptitudes de un despacho multidisciplinar que sepa cómo redireccionar la empresa.

En LABE ABOGADOS entendemos que la revisión del modelo de estructura elegido y de los distintos elementos que configuran un negocio no es solo una acción reactiva ante una situación favorable o desfavorable; sino más bien, una acción proactiva, que tiene que ver más con la reconceptualización de la estrategia y la planificación de la empresa que con la rectificación de defectos.

Es una oportunidad, al fin y al cabo, para incorporar las actuales tecnologías al proceso productivo, actualizar los perfiles profesionales con mejor capacidad de adaptación y ajustarse a nuevos formatos logísticos y a las necesidades de los clientes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

PASEO DE LA CASTELLANA 30, MADRID

Copyright © 2022 LABE Abogados y Consultores. Todos los derechos reservados  │ AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES

💬 ¿Necesitas ayuda?