Delitos contra los trabajadores

Abogados especialistas en Delitos contra los trabajadores

Abogados laborales Delitos contra los trabajadores

En la relación laboral, el trabajador desarrolla la prestación voluntaria de servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección del empleador o empresario. En el marco de esta relación, si bien surgen deberes y obligaciones para ambas partes, lo cierto es que el Ordenamiento laboral español mantiene una posición tuitiva respecto de los derechos de los trabajadores. Fruto de esta tendencia es el Título XV de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, que en sus artículos 311 a 318 regula los delitos contra los derechos de los trabajadores.

La protección de los trabajadores y de sus respectivos derechos siempre han sido puntos relevantes a tener en cuenta dentro de nuestra legislación. El objetivo primordial que buscan los delitos contra los trabajadores es hacer prevalecer la legalidad y la transparencia de las relaciones laborales. En LABE somos conscientes de la complejidad de la normativa en materia punitiva del delito contra los derechos de los trabajadores, realizando un estudio meticuloso sobre el caso concreto para conseguir la mejor representación del mismo.

  • Delitos de imposición de condiciones ilegales de trabajo
  • Delito de ocupación de trabajadores sin dar de alta en la Seguridad Social o sin autorización de trabajo
  • Delito de tráfico ilegal de mano de obra
  • Delito de migración fraudulenta ilegal
  • Delito de discriminación ilegal
  • Delito contra la libertad sindical y el derecho a la huelga
  • Delitos contra la salud y seguridad de los trabajadores

Algunos de los casos más recurrentes en los tribunales son el empleo de ciudadanos extranjeros en tareas agrícolas de forma irregular, con condiciones laborales pésimas y sin estar dados de alta en la Seguridad Social.

El Tribunal Supremo ya ha publicado varias sentencias en este sentido por las que se condena a varios empresarios por emplear a trabajadores cuya situación en España es irregular  con imposición de jornadas de más de doce horas, sin descanso semanal ni vacaciones, sin retribución en caso de enfermedad, y por supuesto sin alta en la Seguridad Social.

Una de las situaciones que más denuncias y condenas genera es la de atentar contra la salud y la seguridad de los trabajadores y que está recogida y contemplada en los artículos 316 y 317, que castigan a los que, «con infracción de las normas de prevención de riesgos y estando legalmente obligados, no faciliten los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas, de forma que pongan así en peligro grave su vida, salud o integridad física».

Los delitos contra los derechos de los trabajadores se producen al incumplir con lo que establece la Constitución española, el Estatuto de los trabajadores y con las normas básicas de las relaciones laborales.

Cuando las personas jurídicas comenten delitos contra los derechos de los trabajadores, la sanción será aplicada a las personas responsables de la misma, a las que sabían de la situación y podían repararla y no lo hicieron o los administradores.

Despacho de abogados laboralistas en Madrid

En LABE abogados contamos con abogados especialistas que dominan todo tipo de casos relacionados con los delitos sobre los trabajadores.

Desde LABE abogados asesoramos al cliente que haya podido sufrir este tipo de delitos para aconsejarle en la toma de decisiones. Nuestros abogados penalistas cuentan con amplios conocimientos en derecho laboral que te prestarán asesoramiento jurídico profesional y servicios de representación legal en el ámbito de delitos contra los trabajadores.

El delito contra los trabajadores es un delito recogido en los artículos 311 a 318 del Código Penal, que regulan este tipo de delitos, y que sancionan los actos realizados por los empresarios que menoscaban o agreden los derechos económicos y sociales de dichos trabajadores, su igualdad o salud e integridad física.

Derechos laborales de los extranjeros

En cuanto a los delitos que se refieren a la explotación y a la mano de obra extranjera, o inmigración clandestina, para trabajar o explotar su trabajo en otro país, nos encontramos con el artículo 59 Ley de extranjería. En el supuesto de que el extranjero haya cruzado la frontera española fuera de los pasos establecidos no haya cumplido con la obligación de declarar la entrada y se encuentre irregularmente en España o trabajando sin autorización, habiendo sido víctima o testigo de un acto de tráfico de seres humanos, inmigración ilegal, o de tráfico ilícito de mano de obra, podrá quedar exento de responsabilidad administrativa y no será expulsado si denuncia a las autoridades competentes  de dicho delito.

Delitos de imposición de condiciones ilegales de trabajo

Están regulados en el artículo 311 del Código Penal. La conducta que se pena es la de, mediante el engaño o abuso de la situación de necesidad, imponer condiciones laborales o de Seguridad Social que perjudiquen a los trabajadores, y de esta forma se suprima o restrinja los derechos que sí tienen reconocidos por disposiciones legales, convenios colectivos o contrato individual.

Aquí han de darse una serie de requisitos y son los de la imposición, es decir, se ha de obligar al trabajador en contra de su verdadera voluntad; tal obligación ha de realizarse mediante engaño, de forma que el trabajador no conozca las verdaderas condiciones de trabajo y que se aproveche de la situación de necesidad del mismo, abusando de la posición de superioridad de la que goza el empresario unido a la posible precariedad del trabajador.

Se trata por tanto del establecimiento a la fuerza de condiciones que son ilegales y totalmente desfavorables para el empleado, no siendo necesario que se produzca un perjuicio o agravio en particular, basta con llevar a cabo la conducta descrita para cometer un hecho delictivo contra el trabajador.

Delito de contratar mano de obra sin dar de alta en la Seguridad Social

En este caso, se castiga la contratación irregular, cuando los trabajadores no estén dados de alta en la Seguridad Social y, se les niegue, de esta manera, la cotización correspondiente. Por su parte, la ausencia de permiso de trabajo determina que este tipo delictivo proteja especialmente a los ciudadanos extranjeros.

En ambos casos, es necesario que el hecho vaya referido a una pluralidad de trabajadores, en concreto el Código Penal establece unos porcentajes de los que hay que partir:

  •     El 25% en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de 100 trabajadores.
  •     El 50% en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de 10 trabajadores y no más de 100.
  •     La totalidad de los mismos, en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de 5 y no más de 10 trabajadores.

Esta conducta se encuentra regulada en el apartado 311.2 CP de los delitos contra los trabajadores.

Delito de discriminación laboral

El artículo 314 del Código Penal castiga a “los que produzcan una grave discriminación en el empleo, público o privado, contra alguna persona por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, enfermedad o discapacidad, por ostentar la representación legal o sindical de los trabajadores, por el parentesco con otros trabajadores de la empresa o por el uso de alguna de las lenguas oficiales dentro del Estado español, y no restablezcan la situación de igualdad ante la ley tras requerimiento o sanción administrativa, reparando los daños económicos que se hayan derivado”.

Este precepto protege la igualdad de los trabajadores; no se trata de castigar la discriminación en el trabajo, que por sí sola no es objeto de delito, sino de sancionar la reiteración en la discriminación después de que el sujeto activo ya haya sido requerido o sancionado administrativamente para que abandone tal comportamiento. La discriminación ha de ser grave, atacando a los pilares básicos y fundamentales del derecho de igualdad del artículo 14 de la Constitución.

Delito de contratación de mano de obra ilegal o clandestina

Estos delitos se encuentran recogidos en el artículo 312 del Código Penal, donde se diferencian dos comportamientos que atentan contra los derechos del trabajador.

En primer lugar, se castiga el tráfico ilegal de mano de obra, esto es, la contratación de los trabajadores al margen de los cauces legales. La conducta exige traficar, por lo que entendemos que es necesario un “mercadeo” o “comercio” con el ánimo de obtener un lucro o beneficio como resultado de esa mediación en la contratación de los trabajadores (al margen de cualquier control por parte de la Administración).

De otro lado se pena a quienes recluten personas o las determinen a abandonar su puesto de trabajo ofreciendo empleo o condiciones de trabajo engañosas o falsas, y quienes empleen a súbditos extranjeros sin permiso de trabajo en condiciones que perjudiquen, supriman o restrinjan los derechos que tuviesen reconocidos por disposiciones legales, convenios colectivos o contrato individual.  Este último punto recae únicamente sobre trabajadores extranjeros.

Delito de migración ilegal

El artículo 313 del Código Penal es el encargado de recoger este delito contra los trabajadores. En concreto castiga al que interceda o favorezca la emigración de otra persona a otro país simulando un contrato o colocación.

Lo que se pretende sancionar son las salidas o el éxodo de la población entre países distintos, simulando la contratación de un trabajador realizando paa ello actos que necesiten del engaño al trabajador. Se trata de evitar la promoción o el favorecimiento del fenómeno migratorio, viéndose muchas personas afectadas por la mentira de obtener una mejor situación en el  país de destino.

En este punto, el sujeto activo no es ya el empresario o responsable de una empresa, sino que se trata de un delito común que abarca en su comisión a cualquier persona.

Delito contra la libertad sindical y el derecho a la huelga

En este tipo de casos se trata de delitos contra los trabajadores en los que se atenta específicamente contra dos derechos constitucionales: la libertad sindical y el derecho a huelga. El código Penal, de esta forma, en su artículo 315, castiga a los que, mediante engaño o abuso de situación de necesidad, impidieren o limitaren el ejercicio de la libertad sindical o el derecho de huelga.

Tiene tipos agravados, de forma que las penas aumentan cuando la conducta se lleva a cabo mediante coacciones y cuando actuando en grupo o individualmente, pero de acuerdo con otros, se coacciona a otras personas para iniciar o continuar con una huelga.

Delitos contra la salud y la seguridad de los trabajadores

El Código Penal en su artículo 316 recoge este tipo de delitos castigando a los que con infracción de las normas de prevención de riesgos laborales y estando legalmente obligados, no aporten los medios necesarios para que los empleados desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene convenientes, de forma que pongan así en peligro grave su vida, salud o integridad física. El artículo 317 castiga la forma imprudente.

Con ello se pretende atacar la siniestralidad laboral todavía muy presente en nuestros días. No es necesario que se produzca un resultado lesivo, basta con poner en peligro al trabajador en el desarrollo de su actividad al no procurar los elementos necesarios que lo evitarían.

La respuesta es no. De hecho el Código Penal en el artículo 311 castiga los que impongan y mantengan condiciones ilegales de trabajo.

De acuerdo con lo establecido en el artículo 311.2º del Código Penal será sancionado con prisión de seis meses a seis años y multa de seis a doce meses a los que den ocupación simultáneamente a una pluralidad de trabajadores sin comunicar su alta en el régimen de la Seguridad Social que corresponda o, en su caso, sin haber obtenido la correspondiente autorización de trabajo, siempre que el número de trabajadores afectados sea de al menos:

  • El 25%, en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de cien trabajadores.
  • El 50%, en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de diez trabajadores y no más de cien, o
  • La totalidad de los mismos, en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de cinco y no más de diez trabajadores.

De acuerdo con lo establecido en el artículo 311.2º del Código Penal será castigado con la pena de tres a dieciocho meses o multa de doce a treinta meses a los que:

  • De forma reiterada, empleen o den ocupación a ciudadanos extranjeros que carezcan de permiso de trabajo.
  • Empleen o den ocupación a un menor de edad que carezca de permiso de trabajo.

El Código Penal en el artículo 316 castiga con penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses a los que con infracción de las normas de prevención de riesgos laborales y estando legalmente obligados, no faciliten los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas, de forma que pongan así en peligro grave su vida, salud o integridad física.

Reclamaciones

Pueden existir reclamaciones de todo tipo: de salarios, de días de vacaciones, de horas extra, así como de otro tipo de problemas relacionados con cualquier tipo de reclamación a empresas.

En LABE te ayudamos, puedes ponerte en contacto con nosotros en nuestra oficina de Madrid o llamarnos por teléfono y te atenderá uno de nuestros abogados especialistas en reclamaciones en el número 913 14 90 16 en horario de 9 a 19, orientándote en los pasos a seguir para tu caso en concreto.

En nuestro despacho de abogados contamos con abogados especialistas en reclamaciones de cantidad y de cualquier tipo de reclamación prevista en la ley, que te asesorarán y te representarán en el orden social, además de guiarte en el proceso del Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación.

LOS MEJORES ABOGADOS LABORALES EN DESPIDOS A SU DISPOSICIÓN

Le ayudaremos en todo lo que necesite.

PONTE EN CONTACTO

Estamos a tu disposición

Somos una firma con más de 30 años de experiencia en servicios legales, para particulares, pymes y grandes empresas.

Contamos con un equipo de abogados, consultores y asesores de reconocida trayectoria profesional que estrá a su plena disposición.

Cuéntanos tu caso:

    ¿Qué opinan nuestros Clientes?

    Sufrí discriminación en mi puesto de trabajo y gracias a la ayuda yal asesoramiento del equipo de abogados que llevó mi caso en LABE pude hacer valer mis derechos.

    Mario Ramos

    LABE es un lugar adecuado donde encontrar la solución a los conflictos que puedan surgir en tu puesto de trabajo. En mi caso, los problemas con mi contrato se subsanaron gracias al trabajo de sus asesores laborales.

    Carlos Marchena

    Gracias a LABE Abogados y su profesionalidad en el trabajo y en el trato, he conseguido demostrar las distintas condiciones abusivas de mi contrato que tenía con mi anterior empresa.

    Marina Cuevas