¿Qué beneficios aporta tener un consultor externo en el sector farmacéutico?

Juan Francisco Iniesta

Dir. de Desarrollo de Negocio, Health y Government Affairs

La consultoría en el sector farmacéutico tiene como fin ayudar a este a mejorar su posicionamiento, al igual que a conseguir una diferenciación clara basándose en una gestión eficiente del trabajo, estrecha relación productiva con la industria y por supuesto, un servicio de calidad hacia el cliente.

El consultor, tiene un papel fundamental en todas las etapas por la que pasa este tipo de industria. Etapas:

  • Iniciación: la figura del consultor ayuda al farmacéutico a conseguir una misión y visión para convertirse en una empresa, crear un modelo de negocio personalizado y dar un valor especifico que lo diferencie. Todo ello, enfocado siempre al sector farmacéutico.
  • Creación de un camino: se especifican los valores y pasos adecuados para la gestión del negocio y así, alcanzar el punto óptimo donde la farmacia quiere encontrarse, sin olvidar el punto de partida inicial.
  • Recursos: se analizan globalmente todos los recursos y oportunidades que tiene una farmacia para que el consultor pueda aconsejar al farmacéutico sobre que necesidades son las más importantes.
  • Plan de acción: el consultor será el encargado de determinar el papel de cada uno de los miembros que formen el negocio y de escoger los medios que deben emplear para sacarlo adelante. Pero antes, deben determinar qué estrategias van a seguir para cumplir con los objetivos fijados.
  • Control: Es necesario evaluar cómo están actuando y evolucionando todos los factores, de este modo dependerá, si fuera necesario, fijar nuevas estrategias junto al consultor o determinar si estas son correctas.
  • Identificación de oportunidades de negocio y superación de debilidades: antes de nada, es imprescindible conocer bien el mercado donde se está actuando y así poder aconsejar en base a las tendencias del sector. Además, es de gran importancia conocer a la competencia y sus movimientos, ya que así podremos posicionarnos mejor y aprovechar está ventaja. Pero, no hay que olvidar que hay que evitar una guerra de precios con los competidores, porque si no saldrían perjudicadas todas las partes.
  • Realizar un modelo de negocio único: la creación de un plan específico con objetivos concretos y compartidos con todos los miembros del equipo que conformar la farmacia dará lugar a una gestión eficiente. Pero esto, solo se puede lograr si se combinan los conocimientos internos con los externos, que ofrece el contexto en el que se encuentra el negocio.
  • Creación de nueva ideas y métodos de trabajo: en la mayoría de las ocasiones somos reacios a los cambios y por eso, es importante contar con un experto que impulse los cambios de forma controlada durante el tiempo que dure el proceso.
  • Aumento de ingresos y reducción de los costes: el consultor es la figura clave para aporta una mentalidad orientada a los objetivos de forma analítica. Uno de estos, y donde se debe fijar verdadera importancia, es en la gestión del stock, es decir, la selección de los productos y compras, puesto que esto implica entre un 65% y 70% de los gastos de la farmacia. En este punto, el consultor nos guiará para determinar las cantidades dependiendo de la demanda y qué stock de seguridad hay que tener para que no llegue a faltar ningún producto. Del mismo modo, su implicación también estará enfocada a la gestión de categorías, los acuerdos con los proveedores y las técnicas de ventas, y así mejorar los resultados, reducir costes y aumentar ingresos de la farmacia.
  • Organización de la farmacia y apoyo en la dirección: otro de los aspectos a trabajar en consultoría es la propia organización interna de la farmacia, a través de la asignación de tareas y puestos, dependiendo de las habilidades de cada una de las personas que integra el equipo. A su vez, el consultor también deberá hacer hincapié en diversos planes de motivación y formación personalizados para cada empleado.
  • Soluciones que beneficien a todas las partes junto a la industria: es importante que el consultor fomente una relación cercana y productiva entre la farmacia y los laboratorios. Esta se lleva acabo, mediante los acuerdos comerciales con los partners estratégicos para la farmacia y la realización de proyectos que aporten beneficios a largo plazo para las partes implicadas.
  • Dinamización del punto de venta: creación de una buena planificación de comunicación y marketing para poder ofrecer una experiencia de compra diferente y atractiva para los clientes.

En conclusión, la figura del consultor externo especializado en gestión farmacéutica es fundamental para el desarrollo de una farmacia, ya que ayuda desde el principio fijando unos objetivos y alcanzándolos siempre con el mayor beneficio posible.

En LABE Abogados conocemos en profundidad la legislación específica aplicable a los sectores farmacéutico y sanitario para poder ofrecer al cliente un servicio ágil y de alta calidad. Además, realizamos una metodología de trabajo minuciosa y bajo los intereses de nuestros clientes, ponemos en marcha las acciones necesarias para logar los objetivos marcados.

También te puede interesar: