Crowdfunding como primera ronda de financiación para mi start up

Debido a las dificultades que experimentan cada vez más las pymes y las start ups en obtener financiación, surgen métodos de financiación alternativa más allá de la clásica primera ronda de Family, Fools and Friends a la que acude todo emprendedor. El crowdfunding es una forma de conseguir capital de forma participativa, atrayendo a pequeños inversores que están dispuestos a donar o prestar dinero al proyecto con la finalidad de potenciar una marca, empresa o producto para que esta se expanda a mayor velocidad y consiga consolidarse más rápido.

Para ello, podemos plantear una primera ronda de financiación vía crowdfunding para nuestro proyecto en alguna plataforma de inversión o Marketplace, donde nuestro proyecto competirá por obtener financiación con otros, pero a su vez nos permitirá beneficiarnos del efecto red, obtener visibilidad y publicar avances sobre nuestro proyecto.

El hecho de realizar una buena campaña de crowdfunding, puede ser el primer paso para atraer business angels o fondos de Venture Capital que puedan estar interesados en financiar mi proyecto en rondas posteriores, por tanto, la ejecución será clave.

Las ventajas de esta forma de levantar capital son muy atractivas para emprendedores con ideas innovadoras y que necesiten recursos para escalar su negocio.

La primera de ellas es que nos sirve para testear el mercado con un primer producto mínimo viable, ya que, si conseguimos financiación de nuestro proyecto, puede significar que estamos dando con un nicho de mercado que otras empresas están pasando por alto y que los inversores valoran y para el que estarían dispuestos a pagar. En segundo lugar, podemos construir un componente comunidad previo al lanzamiento del proyecto o producto. En tercer lugar, el coste hundido de estas campañas es muy bajo, a la par que evitamos sobre endeudar la empresa en momentos iniciales, lo que puede impedir la obtención de financiación bancaria en rondas posteriores, ya que los proyectos de Crowdfunding no necesariamente tienen que ser considerados deuda de la empresa.

Encontramos distintos tipos de crowdfunding que pueden realizarse

  • Crowdfunding de donación: Los inversores obtienen recompensa alguna más allá de la satisfacción de que el proyecto salga adelante, este tipo de financiación es muy común para proyectos caritativos o sin ánimos de lucro.
  • Crowdfunding de inversión “equity crowdfunding”: Se mantiene el objetivo de financiación participativa del proyecto, sin embargo, se acude a un método tradicional como son las ampliaciones de capital. A ellas acuden los nuevos inversores dispuestos a comprar participaciones o acciones de la empresa.
  • Crowdfunding de préstamo: La forma de financiar el proyecto es un préstamo participativo vinculado a la rentabilidad del proyecto o producto, quedando alineados los intereses del inversor con los de la compañía.
  • Crowdfunding de recompensa: La empresa ofrece a sus inversores un trato preferencial como por ejemplo descuentos, ediciones limitadas, etc. En definitiva, un trato preferencial para acciones comerciales futuras, con fin de fidelizar una base de clientes.

También puedes escuchar nuestras noticias en nuestro canal de iVoox:

También te puede interesar: