STS núm. 717/2019, de 22 de octubre de 2019 (RJ 201925): Permiso retribuido por matrimonio y parejas de hecho

El objeto de esta sentencia es interpretar el literal del artículo 58.a) del III Convenio Colectivo de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, que establece lo siguiente: “Permisos retribuidos. El personal de la empresa, previa justificación adecuada, tendrá derecho a solicitar permisos retribuidos por los tiempos y causas siguientes: a) Quince días naturales en caso de matrimonio, que se iniciará a solicitud del trabajador/a afectado, en el periodo comprendido entre los cinco días anteriores a la fecha de la boda o íntegramente después de ésta, a no ser que coincida con algún periodo vacacional, en cuyo caso se disfrutará seguido de aquél”.

El Sindicato Federal de Correos y Telégrafos de la Confederación General del Trabajo (CGT) plantea recurso de casación en el que denuncia la (a) aplicación indebida de los artículos 3.1, 1281 y siguientes del Código Civil en la interpretación del artículo 58.a) del III Convenio Colectivo del personal laboral de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, S.A; (b) la infracción del artículo 14 de la Constitución y de la jurisprudencia constitucional que cita; (c) y la vulneración de la jurisprudencia social relativa a la equiparación en derechos entre las uniones matrimoniales y las uniones no matrimoniales con fundamento en diversas sentencias de Salas de lo Social de Tribunales Superiores de Justicia. En suma, el sindicato actor pretende la extrapolación de la previsión contenida en el artículo convencional, sobre los matrimonios, a la constitución de parejas de hecho.

Frente a los tres argumentos que plantea el sindicato, la Sala Cuarta argumenta lo siguiente:

  1. a) Sobre la aplicación indebida de los artículos 3.1, 1281 y siguientes del Código Civil en la interpretación del artículo 58.a) del III Convenio Colectivo del personal laboral de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, S.A, el Tribunal Supremo comienza señalando los criterios de interpretación de normas convencionales jurisprudencialmente aceptados. A saber: la interpretación literal (basada en el sentido literal de las cláusulas, salvo que sean contrarias a la intención evidente de las partes), interpretación sistemática (basada en interpretar las cláusulas dudosas conforme al sentido que resulte del conjunto de todas), interpretación histórica (atendiendo a los antecedentes históricos y a los actos de las partes negociadoras) y la interpretación finalista (atendiendo a la intención de las partes negociadoras).

A partir de estos criterios de interpretación, el Alto Tribunal concluye que la previsión contenida en el artículo 58.a) del III Convenio Colectivo de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos no es extrapolable a la situación de las parejas de hecho. De la interpretación literal, señala la sentencia, no cabe sino desprenderse que el permiso solo se reconoce a las parejas que se casa. Y es que se utiliza como momento de referencia para causar derecho al permiso “el día de la boda”. Respecto a la voluntad de las partes, el Tribunal argumenta que, de la misma manera que podrían haber contemplado en la negociación colectiva la situación de las parejas de hecho, decidieron no hacerlo. Tampoco tiene dudas la Sala en su interpretación sistemática del Convenio, puesto que, como argumenta, “no existe precepto alguno en el convenio que posibilite otra decisión que la mantenida en la sentencia recurrida”. Con todo ello, la sentencia concluye que “No hay, por consiguiente, apoyo normativo alguno que permita sostener la tesis del recurrente puesto que a los referidos argumentos interpretativos se une, por una parte, el hecho de que el convenio colectivo es la expresión de la voluntad de las partes que lo conciertan para la regulación de las condiciones de trabajo de las relaciones laborales incluidas en su ámbito de aplicación”.

  1. b) En relación con la infracción del artículo 14 de la Constitución Española, la sentencia parte de la jurisprudencia constitucional sentada hasta la fecha, para recordar que no son «incompatibles con el art. 39.1 CE, ni tampoco con el principio de igualdad, las medidas de los poderes públicos que otorgan un trato distinto y más favorable a la unión familiar que a otras unidades convivenciales (SSSTC 184/1990; 31/1991 y 29/1992, entre otras)». Asimismo, argumenta que el principio de igualdad que constitucionaliza el artículo 14 de nuestra Norma Suprema no implica en todos los casos un tratamiento legal igual con abstracción de cualquier elemento diferenciador de relevancia jurídica.

Con esta base, el Tribunal ve motivos para defender un trato diferenciado entre los matrimonios y las parejas de hecho, y descarta así la vulneración del artículo 14 de la Constitución.

  1. c) En cuanto a la vulneración de la jurisprudencia social relativa a la equiparación en derechos entre las uniones matrimoniales y las uniones no matrimoniales con fundamento en diversas sentencias de Salas de lo Social de Tribunales Superiores de Justicia, el Tribunal Supremo liquida fácilmente el argumento. Señala, en base al artículo 1.6 del Código Civil, que no se puede considerar como jurisprudencia, a los efectos de fundar el recurso de casación del artículo 207, apartado e) de la LRJS, las resoluciones emitidas por los Tribunales Superiores de Justicia.

Con todo ello, la sentencia termina por desestimar el recurso de casación interpuesto por el Sindicato Federal de Correos y Telégrafos de la Confederación General del Trabajo (CGT), determinando que no cabe aquí una extrapolación del derecho retribuido por matrimonio a las parejas de hecho.

También te puede interesar: