Brexit: El principio del fin

Tres elecciones en cinco años han tenido que celebrar los británicos para obtener mayoría absoluta conservadora en el Parlamento y poner más de un pie y medio fuera de la Unión Europea el próximo 31 de enero.

Pero esto no quiere decir que el “culebrón brexit” termine aquí. A partir de esa fecha comenzarán once meses de contrarreloj, en lo que se desarrollarán las negociaciones sobre la futura relación entre Reino Unido y UE. Y todo, a pesar de la posible prórroga pactada como período de transición hasta el 31 de diciembre de 2022 pero que el gobierno de Boris Johnson descarta desde un principio. O lo que es lo mismo, el ‘premiere’  sigue con la consigna de ‘Get Brexit done’, de finiquitar el proceso de salida de la UE.

El Brexit ya es inmediato: ¿Cómo debe prepararse tu empresa?

Para empezar, las empresas afectadas por la salida de Reino Unido de la UE deberán revisar sus planes de contingencia, para así minimizar los efectos negativos de la salida.

Recordemos que la salida podría provocar, entre otros, un incremento de los aranceles y mayores trámites burocráticos en lo relacionado a los intercambios comerciales, resaltando sobre el resto el aumento en la complejidad en materia de IVA e Impuestos Especiales en las operaciones entre los países miembros de la Ue y el Reino Unido.

Por eso, debemos prepararnos en los siguientes campos:

IVA, Impuestos Especiales, aduanas y aranceles → Se han de tener en cuenta los procesos administrativos que retrasen, alteren o modifiquen el proceso de importación/exportación y también los que absorban costes adicionales.

Así, si se produce el ALC, -ansiado por mucho y denostado por otros- las empresas británicas deberán tomar una serie de medidas para garantizar la continuidad de sus operaciones comerciales como hasta ahora. Por ejemplo, una de esas medidas será la de solicitar una identificación a las autoridades de Reino Unido para poder seguir con la importación y exportación de bienes con la UE, y facilitar así los procesos aduaneros.

Ciudadanos, trabajadores desplazados y el “Settled Scheme” de la UE Otra de las preocupaciones en muchas empresas es el impacto del Brexit en sus trabajadores. Y para su tranquilidad, el sistema que determinará si los ciudadanos de la UE podrán permanecer en Reino Unido será independiente a si la salida es con o sin acuerdo comercial. Las dos grandes dudas aquí son:

  • Los ciudadanos europeos que lleguen a Reino Unido durante el período de transición
  • Los británicos que visiten eventualmente la UE

Ante estos dos supuestos todavía no hay una posición clara, ni mucho menos firme.

En lo que a los ciudadanos españoles se refiere, desde un principio lo que se busca es la reciprocidad de condiciones. Esto es, que los ciudadanos españoles en RU tengan los mismos derechos que los británicos en España, aunque de momento existen ciertas diferencias que podrían afectar de manera negativa a los británicos residentes en nuestro país.

Lo que sí está claro ahora es que si finalmente hay un acuerdo para el Brexit, todos los ciudadanos europeos que quieran residir, trabajar o estudiar en RU tendrán que pasar por el procedimiento conocido como ‘EU Settlement Scheme’, por el que podrán obtener dos estatus:

  • Los ciudadanos europeos y sus familiares que lleven más de 5 años como residentes en RU de manera continua, conseguirán el ‘Settled Status’, un permiso de residencia indefinido.
  • Los ciudadanos europeos y sus familiares que no acumulen más de 5 años en RU de manera continua, podrán solicitar el ‘Pre-settled status’, un permiso de residencia con carácter temporal. Solo una vez que cumplan los cinco años como residentes en Reino Unido podrán acceder al ‘Settled status’.

También te puede interesar: