¿Qué son los informes no financieros?

La riqueza de una empresa va más allá de su cuenta de resultados. Con la globalización, la ventaja competitiva de las empresas se encuentra en lo favorables que resultan para el conjunto de la sociedad. En ese sentido, la información no financiera es importante en tanto en cuando está directamente relacionada con la realidad del mundo en el que vivimos.

Eso nos lleva a plantear la siguiente cuestión…. ¿Genera valor una empresa cuyo balance y cuenta de resultados son óptimos, pero que a su vez provoca una pérdida de valor para las personas que trabajan para ella, para sus consumidores, sus stakeholders  o para el entorno medioambiental?

La apuesta por empresas socialmente responsables y sostenibles supuso la entrada en vigor en nuestro país del Real Decreto-Ley 18/2017 de 24 de noviembre sobre información no financiera y diversidad, mediante el cual se traspasa la Directiva 2014/95/UE sobre divulgación no financiera y diversidad, destinada a grandes empresas y grupos.

En una sociedad en la que se prima cada vez más la gestión empresarial coherente con los valores de la empresa, no solo las empresas legalmente obligadas a ello presentan informes no financieros junto con las cuentas anuales e informes de gestión. No cabe duda de que supone una gran ayuda para las empresas de cara a adaptarse a los mercados y demandas  extremadamente cambiantes, así como para generar confianza y atraer inversores cada vez más exigentes.

La divulgación de información no financiera o relacionada con la responsabilidad social corporativa contribuye a medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las empresas y su impacto en la sociedad. Para ello, y con el fin de mejorar la coherencia y la comparabilidad de la información no financiera divulgada, deben incluir en sus informes lo relativo a las cuestiones medioambientales y sociales, así como relativas al personal, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno.

En LaBE, hemos desarrollado un plan de cuatro fases, destinado a facilitar la adaptación empresarial, el cumplimiento de los requisitos legales y la transparencia requerida por los inversores y otros grupos de interés:

1. ESTUDIO INICIAL

Análisis de la política empresarial frente a determinadas cuestiones: aspectos medioambientales, sociales, personales, derechos humanos, anticorrupción y soborno.

2. CONSTRUCCION DEL SISTEMA

Elaboración de políticas empresariales mediante las cuales se implementen los sistemas de gestión y el plan de acción. Las políticas, que deben estar integradas en los procesos de organización, pueden ser formales (que sean aprobadas por el consejo)  u operativas.

3. ELABORACION DEL INFORME

Elaboración de la memoria siguiendo principios e indicadores adecuados para medir y reportar el desempeño económico, ambiental y social.

4. VERIFICACION

Verificar la información transmitida y hacer la comparativa con respecto a la situación anterior.

También te puede interesar:

LABE Newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional.

Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

DATOS DE CONTACTO