Seleccionar página

¿De qué forma se declaran los atrasos salariales?

El impuesto sobre la renta, es uno de los impuestos más conocidos en cualquier parte del mundo y España no es la excepción. Sin embargo, también es uno de los más complicados de declarar especialmente cuando ocurren circunstancias distintas a las habituales. Por ejemplo, cuando no se pagan los salarios en tiempo y forma se produce un problema mayor, especialmente si se deben declarar en un período distinto al que correspondía originalmente el pago en cuestión. Con la finalidad de ayudarte, responderemos la siguiente pregunta: ¿de qué forma se declaran los atrasos salariales?

Sin embargo, antes de entrar en materia necesitamos definir claramente qué es el impuesto sobre la renta de las personas físicas, mejor conocido como el IRPF.

Qué es el IRPF

Dicho en términos sencillos, el IRPF grava las rentas obtenidas en un año. Ahora bien, se ha definido renta como «ingresos que constituyen utilidades o beneficios que rinda una cosa o actividad. Incluye cualquier cosa que incremente el patrimonio de quién la percibe». Por lo tanto, el salario percibido por el trabajo realizado en una empresa también es una renta, desde el punto de vista contable y fiscal. Con esa idea en mente podemos entender que el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas es un porcentaje que debe pagarse a Hacienda por el salario recibido.

Cabe destacar que este impuesto grava los ingresos tanto de residentes en España como de no residentes. Se debe entender como residentes a todas las personas que hayan vivido en España por más de 183 días en el transcurso de un año civil. Sin embargo, no existe un porcentaje específico aplicable al IRPF en todo el territorio español, pues existen variaciones en cada comunidad autónoma.

Por otro lado, tampoco existe una sola base impositiva para todos los no residentes de España. Dependiendo del país en donde se ubique se aplica un porcentaje distinto. Por ejemplo, si se trata de ciudadanos de Islandia, Noruega o cualquier otro país de la Unión Europea, se aplica un gravamen del 19%. Si se trata de cualquier otro país, la imposición será del 24%. Sin embargo, existen algunos deducibles que pueden aplicarse al IRPF.Ahora, habiendo explicado esto, seguramente te estarás preguntando cómo elegir a un asesor fiscal para poder cumplir con los requerimientos tributarios. En cualquier caso, responderemos la pregunta que originó este artículo.

De qué forma se declaran los atrasos salariales

Es de suponer que no hay mayores complicaciones para presentar la declaración de atrasos salariales si se percibió al pago en el mismo ejercicio fiscal. Simplemente, se declaran en el año correspondiente. Pero, ¿qué ocurre cuando se percibe el pago en un ejercicio fiscal distinto?

Pues bien, en ese supuesto se le aplicará a todos los pagos atrasados una tasa impositiva del 15%. Ahora bien, no siempre es tan sencillo determinar si se trata de un pago atrasado o no. Esto es porque no existe un período de pago predeterminado que aplique a todos los trabajadores. Lo único es que debe ser un pago que no realice de acuerdo a lo acostumbrado, dejando lugar a interpretaciones diversas. En cualquier caso, muchas veces el salario pendiente de pago puede estar en disputa en un tribunal laboral. Como es lógico pensar, hasta que no se declare el tribunal a favor del trabajador y, principalmente hasta que no reciba el pago correspondiente, no tendrá que declarar el IRPF correspondiente.

Cabe destacar que si los atrasos de pago no se deben a causas imputables al trabajador, no tendrá que pagar ningún recargo adicional. Sin embargo, deberá presentar en tiempo y forma cualquier actualización mediante el régimen de autoliquidaciones complementarias. Lo mejor en cualquier caso es contar con asesoría especializada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

PASEO DE LA CASTELLANA 30, MADRID

Copyright © 2022 LABE Abogados y Consultores. Todos los derechos reservados  │ AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES

💬 ¿Necesitas ayuda?