Seleccionar página

Inteligencia artifical: la nueva exigencia del sector jurídico

Daniel Burón

Director dpto. Jurídico

Victoria Plazas

Asesora Jurídica

Se entiende por inteligencia artificial en sentido estricto, una rama del estudio y la informática que busca formas de imitar el funcionamiento de las neuronas humanas en las máquinas y la resolución de diversos problemas, basados en el comportamiento humano, mediante mecanismos matemáticos y lógicos.

La inteligencia Artificial se ha convertido en una herramienta fundamental en nuestro desarrollo profesional en todo tipo de ámbitos. Actualmente, son cada vez más despachos de abogados los que se quedan atrás ante la transformación digital que está experimentando el mundo, siendo este factor un inconveniente para su desarrollo y por consiguiente expansión. Muchos profesionales se encuentran a diario con todo tipo de obstáculos surgidos de la falta de conocimiento tecnológico y LegalTech, la llegada e implementación de estas han supuesto un paradigma en un sector tradicional, como es el ámbito jurídico español.

Este factor, puede dar lugar a diversas contradicciones debido a que no únicamente persiguen la condición de igualar al cerebro humano, sino que se trata de algo que va más allá; pretende crear nuevos algoritmos para realizar procesos que hasta ahora no se podían hacer. En lo que respecta a la aplicación concreta en esta tecnología, en el sector jurídico, “la IA debe ofrecer unos resultados muy precisos para considerarse exitosa, pues el abogado basa su profesión en el pragmatismo”.

Por otro lado, la unión de abogados especializados, establecen que uno de los principales obstáculos que se detecta en el sector legal a la hora de integrar en sus estructuras este tipo de herramientas tecnológicas es el estrés y negativismo que genera adaptarse y actualizarse hacia nuevos cambios en el modo de trabajar rutinario suponen esfuerzos que no muchos están dispuestos a realizar o quizás sí, pero a un ritmo sosegado. Hay factores que conceden a esta problemática, como puede ser la falta de tiempo, ignorancia o negación por estos conocimientos en la materia.

Es importante destacar que, la Inteligencia Artificial no trata de quitar el trabajo a los abogados, sino que trata de impulsar una mayor efectividad a través de trabajo más práctico y menos administrativo, que va a aportar más dinamismo y facilidad, pues en gran parte este tipo de tareas resultan agotadoras. Por lo tanto, el objetivo trata de actualizar, automatizar y agilizar estas tareas.

Suponiendo un gran reto interno tecnológico en el sector jurídico a la hora de implementar esta herramienta para mecanizar parte de la actividad laboral que desempeñan. Esta nueva era digital permite alcanzar nuevas oportunidades que reducen el tiempo en tareas repetitivas que no agregan valor al trabajo de las personas y permite tener más tiempo y disposición para concentrarse en otros temas más relevantes que así lo exigen, por lo que no supone una amenaza para el sector jurídico, sino una ventaja.

En cuanto a los límites.

Hay quienes piensan que esta figura puede dar la posibilidad de que se reemplacen puestos de trabajo fundamentales, como pueden ser los becarios o abogados junior de los despachos de abogados, pero esta herramienta se puede adaptar y destinar a cualquier tarea que el abogado necesite, pues lo que pretende es facilitar el trabajo y no impedirlo. Para ello, se deben de establecer ciertos límites en función del objetivo de la utilidad que se le pretenda dar a esta herramienta dentro del ámbito jurídico. A raíz de esto se crea una mayor demanda de profesionales cualificados en ámbitos tecnológicos y jurídicos que sepan aplicar y dar un uso coherente a estos instrumentos.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

PASEO DE LA CASTELLANA 30, MADRID

CONTACTA

Tfno: +34 91 314 90 16

Fax: +34 91 279 79 13

Email: info@labeabogados.com

NUESTRO HORARIO

Lunes a jueves

De 9:00 a 19:00

Viernes

De 8:00 a 15:00

Copyright © 2022 LABE Abogados y Consultores. Todos los derechos reservados  │ AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES