Confinados, sí. Alegres, también

Por Carlos Rojo