fbpx
Seleccionar página

Nuestro Blog

Discriminación laboral: carga probatoria

20 de diciembre de 2022
20 de diciembre de 2022

 

La discriminación laboral es una problemática que afecta a miles de trabajadores en España, y enfrentarse a esta situación puede resultar complicado, especialmente en lo que respecta a la carga probatoria. En este artículo, nos centraremos en cómo se aborda la discriminación laboral en España y cómo los empleados pueden enfrentar el desafío de demostrar su caso.

¿Qué es la discriminación laboral?

La discriminación laboral se refiere a un trato desigual o injusto hacia un empleado o candidato a un puesto de trabajo basado en su género, edad, origen étnico, orientación sexual, discapacidad, religión u otras características personales. Este trato desigual puede manifestarse de diversas maneras, como en la selección, contratación, promoción, formación, retribución y despido de trabajadores.

Legislación contra la discriminación laboral en España

En España, la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y el Estatuto de los Trabajadores establecen la prohibición de la discriminación laboral y protegen a los empleados de cualquier forma de discriminación en el empleo. Además, España es parte de la Directiva 2000/78/CE del Consejo de la Unión Europea, que prohíbe la discriminación laboral en función de diversos criterios.

La carga probatoria en casos de discriminación laboral

La carga probatoria es el desafío que enfrentan los trabajadores que sufren discriminación laboral a la hora de demostrar su caso en un proceso legal. En España, la carga probatoria se encuentra regulada por la Ley Orgánica 3/2007, que establece que, en caso de aportar indicios razonables de discriminación, corresponde al empleador demostrar que no se ha producido tal discriminación.

Prueba indiciaria y su importancia en la discriminación laboral

La prueba indiciaria es fundamental en casos de discriminación laboral, ya que, en muchos casos, es complicado obtener pruebas directas de la discriminación. La prueba indiciaria consiste en aportar indicios que sugieran que se ha producido discriminación, como la existencia de políticas discriminatorias en la empresa, tratos desiguales entre empleados o comportamientos sospechosos por parte del empleador.

¿Cómo enfrentar el desafío de la carga probatoria?

Los empleados que enfrentan discriminación laboral en España pueden seguir los siguientes pasos para enfrentar el desafío de la carga probatoria:

  • Recopilar y conservar pruebas

Es fundamental recopilar y conservar cualquier prueba de la discriminación, como correos electrónicos, documentos, testimonios de testigos y registro de eventos.

 

  • Consultar con un abogado laboralista especializado

Un abogado especializado en discriminación laboral puede ofrecer asesoramiento y orientación en el proceso de presentar una denuncia y demostrar el caso de discriminación.

 

  • Denunciar el caso ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social

Si el trabajador cree que ha sido víctima de discriminación laboral, debe presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para que se inicie una investigación.

 

  • Aportar pruebas indiciarias

Como se mencionó anteriormente, la prueba indiciaria es fundamental en casos de discriminación laboral. Por lo tanto, es importante que el trabajador aporte cualquier indicio que sugiera que se ha producido discriminación.

 

  • Demostrar la existencia de una política discriminatoria en la empresa

Si el trabajador puede demostrar que existe una política discriminatoria en la empresa, como la falta de diversidad en la selección de personal o en la promoción de empleados, esto puede ser utilizado como prueba para demostrar la discriminación laboral.

¿Qué es la carga probatoria en la discriminación laboral?

La carga probatoria es aquella que pesa sobre una de las partes en un procedimiento y supone afrontar el “peso” de probar determinados hechos, acontecimientos, sucesos y circunstancias. En caso de no estar en posesión de dichas pruebas o, ante la imposibilidad de demostrar el acaecimiento de dichos hechos, esa falta de acreditación puede suponer que la conclusión o resolución final del procedimiento sea contraria a las pretensiones de la parte sobre la que recae el peso de la carga probatoria.En el ámbito laboral, concretamente en los procedimientos de despido, la regla general que rige es que esa carga probatoria recae sobre el empleador. No obstante, ¿qué sucede en los casos de discriminación?

La igualdad y la prohibición de discriminación forman parte del elenco de derechos fundamentales recogidos por nuestra Constitución Española, gozando de especial protección y amparo. Es cierto que, en este campo, existe en algunas ocasiones una gran dificultad probatoria de esas vulneraciones de derechos fundamentales en un contexto en el que el empleador ostenta amplias facultades directivas.

Y es que, el empleador ostenta derechos y facultades para disponer y estructurar las prestaciones de trabajo, y ello dificulta especialmente las actuaciones necesarias en un procedimiento judicial que permitan revelar esa vulneración o menoscabo constitucional que, habitualmente, están encubiertos ante la aparente y disfrazada legalidad del acto empresarial. Es esa dificultad la que ha llevado a la jurisprudencia a distribuir la carga de la prueba en los litigios laborales.

Qué debo hacer como trabajador si sufro discriminación laboral

Como consecuencia de lo anterior, en los casos en los que el trabajador alega haber sido víctima de discriminación, debe acreditarlo al menos indiciariamente, es decir, ha de aportar, al menos, indicios o señales de los cuales se puedan derivar sospechas de que verdaderamente ha existido esa vulneración. Si el trabajador proporciona pruebas indiciarias o indicativas que den lugar a fundar sospechas sobre la existencia de discriminación, se invierte entonces la carga de la prueba, recayendo, en última instancia, sobre el empleador.

Sin embargo, el factor más importante y determinante en estos supuestos es que, para que se desplace la carga probatoria al empresario, no es suficiente con que elempleador alegue haber sido víctima de discriminación, su declaración no basta: ha de probar la existencia de indicios que permitan deducir la posibilidad de que realmente la discriminación se ha producido, y que esos indicios originen una razonable sospecha, apariencia o presunción de que se ha dado esa vulneración. Por tanto, el trabajador que demande un hecho discriminatorio ha de aportar prueba verosímil o, al menos, principio de prueba que desvele o evidencie un contexto discriminatorio general o hechos concretos de los que nazca la sospecha de una discriminación.

Ese indicio debe posibilitar la deducción de que se ha dado esa lesión constitucional.

Tendrán, a estos efectos, carácter probatorio, tanto los hechos que sean inequívocamente indicativos de discriminación, como aquellos otros que, a pesar de no manifestar una conexión tan evidente, sean de importancia o valor suficiente para impulsar la hipótesis de que ha habido una vulneración de este derecho fundamental de igualdad y prohibición de discriminación. Se admiten, por tanto, distintos grados de “intensidad” a la hora de probar los hechos por parte del trabajador, pero debe mínimamente sobrepasar el umbral básico de esa conexión necesaria. Si se la demanda se basa en meras alegaciones o falta la prueba de los elementos esenciales o fundamentales para que la conexión se aprecie, no cabrá desplazar la carga probatoria al empleador demandado.

Qué ocurre una vez presentados los indicios

También se ha destacado por la jurisprudencia, que, una vez acreditada la existencia de indicios que lleven a determinar que ha existido discriminación, no cabe negar la vulneración del derecho fundamental declarando el empresario falta de intencionalidad, pues, la lesión de derechos fundamentales no queda supeditada a si existe o no intención en la conducta del infractor.

Si había o no intención de discriminación es indiferente, bastando acreditar la existencia de un nexo de causalidad lógico y razonable entre el comportamiento lesivo y antijurídico y el resultado prohibido por la norma, que es la discriminación.

Conclusión

La discriminación laboral es una problemática seria en España, pero la legislación y la prueba indiciaria pueden ayudar a los empleados a demostrar su caso. Es importante que los trabajadores conozcan sus derechos y sepan cómo enfrentar el desafío de la carga probatoria en casos de discriminación laboral. Si estas pasando por esta situación, no dudes en ponerte en contacto con LABE, nosotros contamos con más de 30 años de experiencia y con abogados laborales expertos que estarán contigo apoyándote en todo tu proceso legal.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS


ARTÍCULOS RELACIONADOS

LABE newsletter

Nuestra newsletter, redactada por los profesionales de LABE Abogados, te mantendrá al día sobre la actualidad jurídica de España e internacional. Si quieres empezar a recibir nuestras alertas completa el siguiente formulario.

CONTACTA

Tfno: 913 14 90 16

Fax: +34 91 279 79 13

Email: info@labeabogados.com

NUESTRO HORARIO

Lunes a jueves

De 9:00 a 19:00

Viernes

De 8:00 a 15:00

Copyright © 2023 LABE Abogados y Consultores. Todos los derechos reservados  │ AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES

💬 ¿Necesitas ayuda?